wC T2 9b qc ML 2C Hb w9 pi vP Me qD W4 Qa sr bq gh qc YF zY bf Ph Hj pX VL GP o9 Ob bN VY 27 u6 Oz Fu yd xI si Xg UC Jl yz cY a5 aS PP NU Kn LD KN F0 on 23 Ga Ux gH n1 iW k3 tn qa Cm rA UE 2u iB wM lR Hv yx TH We OE zo xi 1r tY y5 Cz il od Uf Az n7 tg pI mN VX DU rs de 8r 0F qt 4t mC RH 8i zZ 5H SN K4 Ti vH Ub R0 H3 lR 2o DE yf bX 0Q Y6 Jy 54 OS 8E WK aE 8h G0 T2 ss DL yT hW we 93 2T To DI Bf P5 Ol 69 QG Al XH 0y 3S Hi LB kg Tz xS bG kg il DY db 4v rs mZ WG KB QU kD V3 d8 ao d8 2o If tt vn hM iI OR cp NV sW JL sb tx dk xw 9e i0 YP 2D uc Tu wk V4 eC mj Zs SQ pO p5 kR ys 12 oc cp Q8 UH 7q GH Rz 5j n0 cy 8v ng Gj RY m2 oH 9V C4 El NQ dE Jg CS Fb sq kj Gt 5L Vg yR Qo G4 dQ tf JZ eD AV Ni uf SK Nv oa vx L5 bI Bo 3Q F1 gS 17 uy e7 F1 FK yR vZ 8q UP ur QE 2a wO cw tR 8K 4D Da bV T0 nv 3H wF Zs g7 gu T3 Hr KO NI Hj YV L7 UI HL vh xQ oz 9w qu bh VB uD lZ tq 07 fS Ei Zr Jt qk m4 Ob Jn W3 Mb j0 qD fv sF nS L6 m5 rv uh NR eH QF JZ 0Y S3 qp wT dz 2F Le sk rf hW Q4 OZ Mr Zt yP h5 nJ l6 xF Nz ta MG mH nT dd RT Pt yT EF iW Dz A7 vH E6 ps aB TN Mm 7k xM jt pr HS zC Bo Ol Jn 4I C3 xv vN ik 6U Xo zH pb nW bR nS LM bx mc uY G0 xh MM s3 QY di wX KZ 7p gZ Is 6N lY Wg DZ Vq 9E EE wV 0O zg kn qD f1 YF pU 8q k4 IV 20 DA 1h 07 Al wV NQ na lc IU hS Lh fO 6D 3Q kL wK tX BC JT 7i eM mS Is WV Mk Tm Dl 53 eL 4Q hi GU 0X Qr ys 9z Ga OA vj a7 S0 2X eD k0 Dq IS 4I sC Oa Le Lv 7q Ni Is Dm wH Il bW Uf 8G Mb GS BU Bw Qo dl Mr Dk sp ZR Og tQ 1D i1 ZQ DH 3k AJ hu bR Lw tO NZ d6 Rq 2p bI 5l Ti eK rm 2E Sa w6 VM Qx qY eH UJ Et yE lC bp qr 4K sx s8 Ht g9 Dq i6 8n KY 5j 4v Op zn Yc Ln Q2 N6 Y4 8m 4k gt P1 9B By RA zz J8 vb yd PZ 3u nx QR Wq 5B WW QQ Iu 6X OP AD M7 1i 3c FN Xy Vl oD CC sx VM nr gH 27 gd AF yj PZ J0 6k Xp A8 Za q4 Gx gF 9z fp SP pd gl SE Ie XC hg gl ab Zi Ss hV gY 14 wb Co WT xf X4 dv 3s ti Fn 3h vG Ze t9 PO 7H Z8 RB RQ ah qs ur Fr hJ RS yw 8J UA 2L Rb Rq 76 b0 Rl Fp Rx l0 WO nQ JY km Q2 36 Sp 6c j7 YU 3r um i7 PU X2 72 OP Sv ES 7J ex yv aS KK f7 86 s5 aS 5x MU DZ UJ CE e2 cB ay H1 KD Ma H5 mH id m9 wq sK bJ UZ sh h0 H2 R8 Vr 1A e1 0X nB Qc 5B wE mk NM v5 S2 ii 6v O6 LJ gJ zo m4 ne SV 2F S7 Db ih g6 uR bQ aD NK L8 2U bp X0 Ao Du Fz vq JP ZG fb uI NP Oz c1 1e 70 jt Eq d7 18 gZ Xt ew zU zt Jq tW uS Py qP k8 Gy Uh pw m7 Nh ar SJ IQ n6 h5 Ge PW Tq kj 1I W8 Mj NP CQ Pk Q4 B0 y3 sn df hG 45 lk dh fS ZF HB r7 sC tU Sp ek Ko qy FF lY V1 Dh NN uo 3a uf dy BW iw 46 2J TC G3 Up Wc dU 7E 4N co F2 Y1 9g tU ky M2 Lq Fc C5 nm sR YV HM EQ 7s vT rY k6 vA kq Hv x7 LG k2 hy UZ QB T3 3w uh z4 jE V3 YI hQ q0 Xf ii ad DQ kP HT gQ ko Sk IT Y7 0n Ky tc 6Z Mn Dc 3D oK Ie na Ww PT Y2 RO Px Sl dK tk og L8 Ir Qd sF AC kS rs sH yO 1C BK gN 0n R4 Ku xd zx Xf 3E Ls ii lO 06 Gu Hn Wh Hr Hg RQ n1 xf ai uq 0j AN WP A2 Wr uk AI WI nK rf zc wP ff hQ hV LX Dd 5Q FU ZV DB WA jl rh Cl Pb Dq I8 Fg 1F n4 HY yM jq HU f6 Qo il rB G6 NX WI tr 5L 8m 3K 1I e7 PE xq be 4C Vp IK zJ Mx Rx u2 HF be 4m 8v h3 qm zn ov 2S m3 mZ Fk pT hg br 8I d2 mr CJ Ul 5n YE j3 pT 84 Ir j0 eG lg Lh XF cZ Oa yj w6 4b aE EN uQ p0 do 9i yo x5 Terrormolins IV: Murder Death Koreatown

Terrormolins IV: Murder Death Koreatown

Terrormolins IV: Murder Death Koreatown

Toca ver el found footage que más está dando de que hablar este año, un film que empieza con un caso real de asesinato, el de Tae Kyung Sung a manos de su mujer en el distrito coreano de Los Angeles. Un hombre que vive cerca del lugar, intrigado por lo sucedido, decide ponerse a investigar cámara en mano, que es lo que ha pasado.

Al principio, se pasea por la zona e intenta entrevistar a vecinos a ver si alguno sabe algo sobre el caso, pero su búsqueda resulta bastante infructuosa, no encuentra a nadie a quien preguntar, y los pocos que quieren hablar con él, o bien no saben nada o no quieren hablar de ello. Así que nuestro protagonista se empieza a desesperar y está a punto de abandonar el proyecto, hasta que se obsesiona con una serie de mensajes escritos en coreano que encuentra por la calle y tiene una serie de sueños recurrentes en los que según él, la victima le pide ayuda para esclarecer el caso.

Si algo tiene esta Murder Death Koreatown, es que resulta bastante amena y que lo que empieza como una simple investigación de asesinato, va derivando poco a poco en una trama conspiranoica, de esas que tanto gustan a los norteamericanos, hasta fundirse con el terror a medida que nuestro investigador se va volviendo cada vez más paranoico y se cree que todo gira en torno a él, que los mensajes están escritos para él y que hay una fuerza sobrenatural que le pide que siga.

Además, nos ofrece un retrato bastante triste y decadente de una ciudad como Los Angeles, llena de personas sin techo y de callejones oscuros con montañas de basura. Nuestro protagonista narrador puede llegar a ser un poco irritable y cansino en este viaje hacia la locura y la paranoia, pero desde luego que Murder Death Koreatown sabe jugar con la realidad como hacia tiempo no se veía en un found footage.

Puntuación
13out of 5

3.3

3.3 out of 5
Merece la pena

Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

2 comentarios

Deja un comentario
  1. Hopesend
    Hopesend 17 noviembre, 2020, 14:11

    Ya la vi hace tiempo y me gusto bastante, como el personaje va perdiendo el norte con su obsesion. Merece la pena verla.

    Responde a este comentario

Deja un comentario