Crítica: The Wretched

Crítica: The Wretched

The Wretched es el nuevo film de los hermanos Pierce después de la comedia de terror zombi Deadheads en 2011. Les ha costado volver, y lo hacen con un film de terror más en serio y con una bruja de por medio en una historia con un claro aire a los años 80.

Nos centramos en Ben, un joven que tras la separación de sus padres tiene que ir a pasar el verano con su padre y trabajar en el puerto local. Ben se siente como pez fuera del agua, es nuevo en el lugar y tendrá que lidiar con los jóvenes privilegiados del lugar y con la nueva novia de su padre. Pero por si no fuera suficiente, empieza a sospechar que algo extraño pasa en la casa de los vecinos, a cuyo hijo pequeño le hace de monitor en el puerto.

The Wretched parece dividirse entre coming-in-age adolescente y película de terror, dedicando buena parte del metraje a presentarnos a Ben, su situación y como se va relacionando con su nuevo entorno. Podriamos decir que la película se va cocinando a fuego lento y no es hasta su segunda mitad cuando se mete más de lleno dentro del terror y empieza a volverse siniestra y la criatura de la bruja empieza a cobrar protagonismo, con alguna que otra escena bastante lograda.

Pero lo mejor de The Wretched se lo guarda para el final con uno de esos giros tan patillero como inesperado y sublime, que le da una nueva lectura al film y que de nuevo capta toda tu atención dándole un nuevo sentido a todo, y dejando claro que se trata de una película más redonda y con un guion más enrevesado de lo que parecía en un principio.

Como ya he comentado, el film tira bastante de nostalgia ochentera, incluso tira un poco de Noche de Miedo, y nos presenta la figura de una bruja con su historia y sus propios métodos de hacer el mal, un monstruo que bien se merecería una secuela y que se indagara más en su modus operandi y en su mitología.

Puntuación
10.5out of 5

2.7

2.7 out of 5
Se deja ver

Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario