Crítica: The Batman

Crítica: The Batman

Después de pasar unos días sin mirar mucho Twitter e intentar mantenerme alejado de reseñas y opiniones, ya he podido ir a ver The Batman en su nueva versión dirigida por Matt Reeves y me ha gustado bastante, aunque con algunas pequeñas pegas que no empañan el gran resultado final de este nuevo hombre murcielago en su vertiente más detectivesca que era la que hacia tiempo se reclamaba y que le siente muy bien al personaje.

The Batman, cuenta con un buen Robert Pattinson encarnando al personaje, y me ha convencido bastante pese a que su faceta más floja es cuando se quita el traje y se pone en la piel de un Bruce Wayne demasiado emo y desanimado, tan alejado del mundo y de su propia empresa. Entiendo que es una versión que pretende ser bastante joven y que está aún en sus primeros compases como vigilante de Gotham, y en ese aspecto me parece que hay una evolución del personaje al final del film que lo justifica, con lo que quedan muchas ganas de ver una continuación de lo visto.

Matt Reeves nos presenta a Batman cuando lleva dos años ejerciendo como vigilante, y lo introduce en una trama de asesinatos en los cuales el asesino va dejando mensajes en clave y al que se le conocerá como Enigma, que conserva algunas de las particularidades de los comics pero se aleja estéticamente del enigma que todos tenemos en mente, y desde luego, del que interpretó Jim Carrey en su día. Es un villano mucho más tétrico y sobre todo, mucho más terrorífico y peligroso, es junto con Zoë Kravitz uno de los mayores aciertos del film.

Y es que el personaje que sin duda se lleva la palma es el de Selina Kyle, con una impresionante Zoë Kravitz que rebosa carisma en todo momento y que cada vez que aparece en escena es un regalo. Aunque hay que reconocer que todo el casting está perfecto, desde un genial Jeffrey Wright como James Gordon, hasta un irreconocible Colin Farrel como Pinguino, sin dejarnos al siempre solvente John Turturro como Carmine Falcone.

Reeves nos lleva hasta una Gotham casi siempre oscura y nocturna, con lluvia y decadente, llena de suciedad y con una vertiente muy urbana. En general, la versión de Reeves es una mucho más mundana y no muy estilizada, algo que ya se nota en el propio traje de Batman, con la máscara de cuero y en la tosca armadura, así como en el coche y la moto, de diseños muy normales y sin grandes estridencias. Bruce no vive en la típica mansión, sino en la torre Wayne en el centro de la ciudad y su base está en el sótano, con una tecnología moderna, pero a la vez con un aire retro, sin pantallas digitales ni hologramas. Algo que hecho en falta es ver de donde salen los vehículos y las armas, como se crea el diseño del traje y de donde sale toda es tecnología, creo que la película está más preocupada en centrarse en otros aspectos.

Las tres adolescentes que tengo detrás en el cine, cuando se ha acabado la película han soltado un “¡Por fin, ya era hora!”. Y es que puede entender que una película de tres horas pueda hacerse un tanto cuesta arriba, y esta The Batman tiene algunos, totalmente entendibles, bajones de ritmo sobre todo en su segunda mitad y cuando se adentra en el pasado de Bruce y sus padres. No se me ha hecho larga, pero no negaré que corta y en un suspiro tampoco se me ha pasado, que las tres horas las he notado.

En definitiva, que nos encontramos de nuevo ante otra revisión de Batman que, aunque guarda los puntos más simbólicos del personaje, es distinto a las versiones anteriores que ya hemos visto en cine y esperemos pueda tener más recorrido, ya que esta faceta detectivesca y sombría se merece que se siga indagando en ella, así como afrontar la evolución del personaje que ya hemos empezado a ver.

Puntuación
16.5out of 5

4.2

4.2 out of 5
No te arrepentirás

Etiquetas en este artículo:
No te arrepentirás

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: