Crítica: Stray

Crítica: Stray

La aparición de un cadáver completamente carbonizado en medio de una nave sin que haya pruebas de fuego aparente será el caso que deberá desentrañar la Detective Murphy a su regreso al cuerpo tras una baja. Un complicado caso sin explicación aparente que la conducirá hasta una joven asiática cuya familia oculta un gran secreto.

La proliferación en los últimos años de películas de jóvenes con poderes en diferentes vertientes puede sumar una más a su lista, aunque hay que decir que Stray sabe esquivar bastante bien la etiqueta de lo que podríamos llamar mutantes, para darle a estos poderes un halo sobrenatural y místico asociado a la familia protagonista.

Joe Sill, que debuta con esta película, demuestra una dirección sobria y de ritmo pausado que maquilla muy bien un guión bastante convencional de policía que toma bajo su protección a la víctima y se acaba creando un vínculo emocional entre ellas. Stray juega con los pasados de sus dos protagonistas, sabemos que algo le pasó a la detective que acaba de regresar al cuerpo de policía, que además está relacionado con su jefe, y también están los secretos que oculta la familia de la joven, que las dos protagonistas tendrán que investigar.

Si ya he dicho que la película funciona gracias a su dirección y puesta en escena, no sería justo negar otro de los factores que mejor funciona, la actriz Christine Woods que da vida a la detective Murphy y que compone un personaje complejo y carismático al que iremos descubriendo poco a poco. Luego tenemos unos efectos especiales que no son muy espectaculares, pero contando que se trata de una película modesta, sabe utilizar sus recursos de manera eficiente.

Stray no va a ser seguramente una de las mejores películas que hemos visto en los últimos años de adolescentes con poderes, pero sin duda no va a ser tampoco una pérdida de tiempo. Su trama de investigación engancha con sus elementos sobrenaturales y sus personajes son lo suficientemente atractivos para que nos interese saber más de ellos y conoce lo que esconden sus pasados. Joe Sill, con un buen número de cortos a sus espaldas, sabe sacar partido de los elementos de los que dispone y va a ser un director al que seguirle la pista a partir de ahora.  

Puntuación
12.5out of 5

3.2

3.2 out of 5
Merece la pena

Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*