Crítica: Samaritan

Crítica: Samaritan

Sylvester Stallone se mete en la piel de un superhéroe venido a menos en Samaritan, estrenada en Prime Video, donde el actor interpreta a un viejo solitario llamado Joe Smith que vive trabajando como basurero en un pequeño piso mientras arregla viejos trastos que recoge de la basura. Hasta que se cruza en su camino un niño de 13 años, Sam, obsesionado con un viejo superhéroe llamado Samaritan que fue dado por muerto 20 años atrás al enfrentarse a su rival Némesis. Cuando Joe ayuda a Sam a librarse de unos matones que le acosan, Sam empezará a sospechar que su vecino es en realidad Samaritan.

Samaritan empieza con un prólogo que nos pone en situación explicando la rivalidad entre los dos superhéroes y como acabaron muriendo los dos en una batalla final, y hay que decir que ya te hueles la tostada de buen principio. Y es que el desarrollo del film no puede ser más tópico, mezclamos niño con problemas de dinero en casa que vive en barrio marginal, una banda de delincuentes con las que el niño empezará a flirtear, y un viejo superhéroe que se oculta desde hace años que se encariña con el chaval, y ya sabemos como va a acabar la cosa.

Lo mejor de Samaritan es sin duda el personaje de Stallone, que aunque no deja de ser el típico héroe de acción que esconde su pasado, tiene sus claros y oscuros, y el actor tiene carisma de sobras para hacerlo funcionar. En cuando al joven que interpreta a Sam, Javon Walton, puede llegar a ser bastante cargante, y le darías una colleja cada vez que se mete en líos de forma tonta y voluntaria, pero ya es lo que pide su personaje. ¿No os parece que el niño se parece mucho al de Yo, el Halcón?

Me gusta esa ambientación decadente y pesimista de la sociedad, con esa ciudad que es un hervidero a punto de explotar cargado de violencia y caos que nos deja a un ser humano que rebosa agresividad y que no tiene un mínimo de esperanza, parece que todo el mundo está siempre buscando pelea. Y también destacaremos una buena dirección de Julius Avery, que nos muestra esa ciudad oscura y decrépita, plagada de indigentes viviendo en las calles llenas de basura. Unos solventes efectos especiales y unas decentes escenas de acción hacen el resto.

Hay varios pros y varios contras en esta Samaritan, y al final una cosa compensa la otra, lo que nos deja una película lo suficientemente entretenida para que no llegue a aburrir a pesar de su predecible desarrollo, y con un Stallone en un personaje hecho a su medida con el que se siente a gusto.

Puntuación
12.5out of 5

3.2

3.2 out of 5
Merece la pena

Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: