Crítica: Paul

Muchos éramos los que esperábamos en ascuas el regreso de Simon Pegg y Nick Frost trabajando de nuevo juntos, y no podía ser en un film mejor, haciendo de frikis en la Comic Con y con un alien de por medio. Pero lamentablemente Paul no está a la altura de la anterior filmografía del dúo y acaba resultando una comedia con aires de road movie de lo más ingenua, ligera y sin chispa.

Ni Pegg ni Frost parecen tener ni pizca de complicidad en este film, algo que además viene acompañado por unos diálogos muy sosos y simplones, lo cual no se si tendrá algo que ver que ambos actores firmen el guión del film. Cuando la pareja de policías del FBI que aparece como secundaria resulta ser mucho más cómica y divertida es que seguramente algo está fallando.

La entrada en escena del alienígena Paul es de lo más tibia, aunque luego se acaba adueñando de la pantalla y acaba siendo el autentico aliciente para seguir viendo el film gracias a su desparpajo y su carismática presencia. En el aspecto técnico resulta bastante aceptable la recreación digital sin llegar a ser nada del otro mundo si por ejemplo lo llegamos a comparar con el gollum de El Señor de los Anillos, aunque tampoco creo que haya sido uno de los objetivos del film el crear una criatura perfecta, pero se integra perfectamente con el resto de personajes y escenarios.

El film no aprovecha en absoluto el frikismo de sus personajes, hay más referencias en un capítulo de Big Bang que en toda esta película. Algunos gags se acaban repitiendo sin llegar a tener la menor gracia, como el de las tres tetas o que todo el rato confundan a la pareja con gays, pero hay que reconocer que el guiño a E.T. de Spielberg está bastante logrado y es de lo mejor del film. Y es que a Paul le falta algo más de gamberrismo y mala leche, por que por mucho que lo intenta, el alien fuma porros, se come los pájaros y algún detalle más, se acaba quedando muy lejos de ser algo políticamente incorrecto.

Junto a nuestros protagonistas encontraremos a una joven creyente de Dios que verá como su fe se acaba desquebrajando al conocer al alienígena, no se muy bien si se trata de intentar meter una crítica a la iglesia o que, pero tampoco encuentro que venga mucho a cuento y como el complemento amoroso tampoco funciona, vamos que se lo podían haber ahorrado perfectamente.

No dudo que tanto Pegg como Frost se lo habrán pasado en grande escribiendo y rodando el film, pero se acaba echando de menos la mano de Edgar Wright, ya que Greg Mottola resulta incapaz de sacarles todo el partido a los dos comicos. Paul acaba siendo un film que se deja ver pero del que se esperaba bastante más, una comedia demasiado ligera para este par de cómicos de culto que la próxima vez que se junten deberían llamar a Wright sin dudarlo un instante.


Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com