Crítica: Parasite

Crítica: Parasite

Cuando una película viene desde hace meses siendo tan aclamada tanto por crítica como por público, el hype personal se dispara, y más al ser Bong Joon-ho uno de esos directores que no suele fallar, pero también el temor a que las expectativas no se vean cumplidas. Por suerte, Parasite cumple con creces y se convierte por derecho propio en una de esas películas que copan los primeros puestos en las listas de lo mejor del año.

Parasite parte de una premisa en principio simple, a la que Bong Joon-ho, quien co-escribe el guión, le sabe sacar todo el partido y darle múltiples lecturas, a la vez que se pasea por varios géneros como la comedia y el drama, sin que por ello se pierda un ápice de intensidad ni llegue a descolocar, como si cada momento del film tuviera su tono acorde a lo que nos muestra.

Porque Parasite cambia radicalmente de ser una comedia de enredo desenfadada con la que reírse al drama social más desesperado que no deja de lado el humor negro, incluso tiene aires de thriller por momentos y luego llega a convertirse en un festín visceral y salvaje más propio de un film de terror. Y todo ello sin perder la esencia en ningún momento y siendo coherente con lo que nos quiere contar.

Parasite nos muestra dos familias que bien podrían ser espejo la una de la otra, solo que una tiene dinero de sobras para llevar una vida sin complicaciones, y la otra tiene que buscarse la vida para poder comer a diario. Ambas familias son producto de las propias circunstancias, mientras que la familia adinerada vive sin apenas preocupaciones, o las que tienen son más bien mundanas, y son de carácter amable e inocente, la familia pobre vive de la picaresca para poder sacar dinero de donde sea y no tienen escrúpulos a la hora de engañar y timar. Un amigo del hijo de la familia pobre, lo introducirá como sustituto suyo para hacer clases de repaso a la hija mayor de la familia rica, lo que verá como una oportunidad para sacar todo el provecho posible para su propia familia.

 Lo más evidente es la crítica social que desprende Parasite, con las dos familias muy similares pero situadas en dos extremos opuestos y que realmente, lo único que buscan, es lo mejor para los suyos sin preocuparse de lo que tengan que hacer para conseguirlo, en el primer caso es tirando de dinero, y en el segundo caso es consiguiendo ese dinero como sea.

Con unos personajes fuertes y bien definidos, entre los que destaca un soberbio Song Kang-ho que vuelve a trabajar con el director una vez más, y con una trama llena de giros inesperados y repleta de grandes diálogos y detalles, filmada con gran precisión con una gran belleza en su cámara lenta, nos encontramos con un film al que es difícil sacarle alguna pega.

Puntuación
16.5out of 5

4.2

4.2 out of 5
No te arrepentirás

Etiquetas en este artículo:
No te arrepentirás

2 comentarios

Deja un comentario
  1. Fede
    Fede 3 noviembre, 2019, 03:05

    Amén. Una película estupenda se mire por donde se mire. Yo pude verla por apenas 3 € en la última fiesta del cine y sorprendentemente la sala estaba casi llena. Un absoluto placer.

    Responde a este comentario
  2. dragón negro
    dragón negro Autor 8 noviembre, 2019, 20:21

    Ha tenido muy buena taquilla, lo cual demuestra que si la propuesta es buena, la gente al final vamos al cine, sea una película coreana, o de donde sea.

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*