Crítica: One & Two

Crítica: One & Two

Un matrimonio y sus dos hijos viven en una remota granja en la que es difícil situarlos temporalmente, sin luz ni electricidad ni ningún tipo de aparato moderno, viven en aparente tranquilidad rodeados por un alto muro de madera que los aparta del mundo exterior. Y es que Eva y Zac, los dos hermanos, no son dos jóvenes normales, tienen poderes, se pueden teletransportar, cosa que no es bien vista por su padre, que intenta que oculten sus extraordinarias habilidades.

One & Two nos adentra en el pequeño universo de dos jóvenes hermanos aislados con una estrecha relación que intentan ver sus poderes como algo normal y de lo que poder disfrutar, de poder jugar con ellos, pero que ven como su padre no deja que hagan uso de ellos, usando la fuerza si es necesario para lograr su objetivo. Su madre no opina igual, pero está enferma y sufre ataques constantes.

Lejos de tomar esta premisa para crear un film a lo Chronicle, su director Andrew Droz Palermo opta por algo más intimista, centrándose en pocos personajes y en como esta situación afecta a sus vidas, reivindicando así el derecho a ser diferente y a ser respetado por ello, una lectura muy similar a la que ofrece los X-Men pero en un formato mucho más modesto y sin aventuras ni acción, aunque la reflexión es la misma.

Palermo le otorga a cada personaje una voz en off en un determinado momento para que sepamos lo que piensan, como la ven la situación y como se enfrentan a ella. El miedo en todos ellos será una constante, miedo a lo desconocido, a escaparse, a enfrentarse a su padre, o en el caso de este el temor a lo que pueden llegar a ser sus hijos y como el mundo recibirá sus dones.

Es inevitable pensar en El Bosque de Shyamalan al visionar el film, las similitudes son obvias, en las dos hay un recelo evidente a enfrentar el mundo exterior aunque el desarrollo y las causas son luego bien distintas. No hay aquí un giro final de sorpresa, ya desde el principio se deja bien claro que el mundo exterior es el que conocemos hoy día.

Con unos actores muy creíbles en sus papeles, sobre todo la joven pareja protagonista con una sobresaliente Kiernan Shipka, One & Two es un acercamiento al tema de los superpoderes muy distinto al que estamos acostumbrados, mucho más terrenal, cercano y humano, con un toque a lo Terrence Malick tanto en lo visual como en la forma que la hace una película injustamente desconocida y que vale la pena recomendar y reivindicar, otra de esas joyas que no puedo dejar que pasen desapercibidas.

one & two poster

Puntuación
16.5out of 5

4.2

4.2 out of 5
No te arrepentirás

Etiquetas en este artículo:
No te arrepentirás

2 comentarios

Deja un comentario
  1. AmthenoR
    AmthenoR 7 diciembre, 2015, 22:02

    Totalmente de acuerdo!
    Es una de esas pelis que pasan desapercibidas para los que no están pendientes del cine fuera de lo común.
    Por suerte intento estar atento y con tu ayuda me entero de muchas ;P

    Responde a este comentario
  2. dragón negro
    dragón negro Autor 11 diciembre, 2015, 02:42

    Me alegro que te gustará, ese es el propósito de MADO, hacer hincapié en estas propuestas minoritarias que en realidad son grandes películas.

    Un saludo

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*