Crítica: Nunca apagues la Luz

Crítica: Nunca apagues la Luz

El miedo a la oscuridad es uno de los miedos más antiguos y de los primeros que padecemos, y más si descubrimos que existe un ente que habita dentro, como nos propone Nunca Apagues la Luz, el debut en la dirección de David Sandberg que retoma el concepto de su corto más aplaudido para darle un desarrollo en forma de largometraje bajo la producción de uno de los habituales del género, James Wan.

Nunca Apagues la Luz crea un envoltorio para su entidad fantasmal a base de tirar de una familia disfuncional. Tras una presentación a modo de prólogo muy intensa y de lo más terrorífico que llegaremos a ver, entre en escena Rebecca, una joven de la que destaca de buen principio su incapacidad para comprometerse. No tardamos en conocer al verdadero sufridor de la pesadilla, Martin, un niño que se siente acosado todas las noches por el espíritu que acecha en las sombras y cuya madre tiene un comportamiento de lo más extraño.

Siendo un fantasma que habita en la oscuridad, hay que reconocer que la película aprovecha muy bien esa regla para jugar todo el rato con las sombras y las luces, para pegarnos el sobresalto a cada momento que la luz de va. Luego aprovecha todo tipo de luces para defenderse de este fantasma en algunos momentos muy logrados.

Para darle más entidad a la película, se busca una explicación y un origen a este peculiar fantasma, que si bien puede resultar a priori bastante coherente, no deja de ser algo rebuscada y forzada, también la forma tan rápida en la que obtienen respuestas a todo con tan solo buscar en unas cajas en un despacho, lo que le quita al film algo del misterio creado al dar explicación a todo tan pronto.

Teresa Palmer ha madurado mucho como actriz desde que la vimos años atrás en cintas como El Aprendiz de Brujo o Soy el Número Cuatro, y se nota al llevar prácticamente todo el peso del film a sus espaldas de manera convincente. El joven Gabriel Bateman no lo hace nada mal como niño sufridor, aunque a veces sorprenda su grado de madurez, acaba siendo uno de los más sensatos de la cinta. La que me parece un tanto desaprovechada es Mario Bello en un papel muy poco agradecido de madre enloquecida.

Nunca Apagues la Luz está un peldaño por encima de la típica película de terror de directo a DVD, se nota su buena producción y su casting con entidad de rostros más o menos conocidos, pero también está un peldaño por debajo de una buena producción comercial. Para ver en casa es una película de terror de lo más resultona y entretenida, pero al ser estrenada de manera comercial, se esperaba algo más. Ojo, que me alegro y mucho de que nos lleguen propuestas de terror al cine, que cada vez son más escasas, a pesar de que haya sufrido de estar rodeado de prepubers que no paraban de hablar, comentar y gritar cada vez que se apagaba la luz en pantalla, pero esto ya nos ocuparía otro debate aparte, pero claro, si la comparamos con la reciente Expediente Warren, se le nota que no llega.

nunca apagues poster

Puntuación
11.5out of 5

2.9

2.9 out of 5
Merece la pena

Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

2 comentarios

Deja un comentario
  1. Lansy Hairath
    Lansy Hairath 31 agosto, 2016, 22:59

    Iba a ir con una amiga a verla pero empecé a leer críticas bastante malas y nos echamos para atrás xD Iremos la semana que viene a ver la de “No respires” que parece que está mejor valorada.
    A ver si ahora no nos gusta XDDD
    Con tu opinión creo que la veré con más ganas el día que vea ésta 🙂

    Responde a este comentario
  2. dragón negro
    dragón negro Autor 5 septiembre, 2016, 18:00

    No respires si que parece la crítica la ha valorado mejor, a ver si puedo ir a verla yo tambien esta semana, de todas maneras creo que esta Nunca Apagues la Luz no está tan mal.

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com