Crítica: MW

MW es un film que se basa en el manga del mismo nombre del maestro Osamu Tezuka. La adaptación de acción real nos cuenta la historia de un joven traumatizado por un incidente que sucedió cuando era niño ocurrido en una isla donde vivía. En la isla se realizaban experimentos del gobierno, y entre ellos el de un gas terriblemente mortal. Cuando este gas es escapa debido a una fuga, muchos en la isla son contagiados y mueren, y el resto son eliminados por las fuerzas de seguridad para que no se descubra lo sucedido.

Michio Yuki logrará escapar de la isla junto a otro niño, Yutaro Garai, y aquí ya vemos que toda esta historia de la isla ha sido muy simplificada y readaptada, ya que en realidad Garai no es ningún niño en la obra original, donde se explican muchos más detalles de cómo se salvan y se fomenta la enfermiza relación que tendrán en el presente, que es donde se desarrolla la trama.

Está claro que era imposible abarcar toda la obra de Tezuka por su densidad, se hubiera necesitado mínimo otro film, y se obvian muchos detalles y subtramas, así como cualquier indicio de relación homosexual entre los dos protagonistas que si está muy presenta en la obra de Tezuka.

Pero MW consigue algo realmente difícil, y es que logra condensar todo el manga y desarrollar una trama con coherencia y sin vacios, y sobre todo muy bien contada y perfectamente entendible, que ya sabemos que muchas veces al cine asiático se le va la olla y luego no hay quien se entere de que nos están contando.

MW es un intenso thriller de conspiraciones que el film adapta a los nuevos tiempos de manera acertada, donde nuestro protagonista se tomará su venganza personal contra los responsables de aquel desastre convertido hoy día en un banquero de éxito, mientras que Garai, que ahora es un sacerdote, intenta hacerle entrar en razón, mientras se debate entre entregarlo a las autoridades o no.

Mw empieza con una brillante y trepidante escena donde se nos narra la entrega de un rescate de secuestro y que sirve para presentar a varios de sus personajes, y va siguiendo en líneas generales la trama del manga y la creciente locura de Yuki en su afán por la venganza sin compasión. En este aspecto, resulta muy atrevido hoy día que el protagonista de un film sea un personaje tan sádico y manipulador, que aunque su afán de venganza sea una especie de búsqueda de justicia, sus métodos son realmente sádicos y crueles.

MW es una de las adaptaciones más acertadas de un manga que he visto en los últimos tiempos, sobre todo después de la espesa y bastante decepcionante trilogía de 20th Century Boys.

Enlaces relacionados: Trailer de MW


2 comentarios

Deja un comentario
  1. Fede
    Fede 13 mayo, 2010, 01:46

    Interesante. Ya mismo la estoy buscando.

    Responde a este comentario
  2. kirov
    kirov 16 mayo, 2010, 09:01

    pero si 20 th boys es buena

    Responde a este comentario

Deja un comentario