Crítica: Molly

Crítica: Molly

Molly es una chica que vive sola y que va de aquí para allá armada con su arco y su gran cuchillo en medio de un desolado paraje post-apocalíptico. Molly tiene que lidiar por un lado con los merodeadores que quieren atraparla y con los infectados, los llamados suplicantes, una especie de zombis. Molly es una chica dura que no duda que sabe pelear, y además, tiene alguna clase de poder sobrenatural, que no sabe muy bien cómo funciona pero que logra salvarla siempre en los peores momentos.

Molly es una producción modesta europea que sigue las aventuras de su joven protagonista que ya de entrada tiene una apariencia bastante carismática a pesar de no tener un carácter agradable, nos encontramos en un entorno hostil lleno de peligros donde la supervivencia es lo más importante y donde vemos a Molly rebuscar entre basura y despojos en busca de una lata o de cualquier cosa que llevarse a la boca.

Colinda Bongers y Thijs Meuwese, que también firma el guión, co-dirigen el film, con una historia donde no hay mucho que rascar, no es más que una sucesión de escenas de Molly buscando comida y caminando por paisajes abandonados, Molly luchando con merodeadores, Molly dando tumbos buscando refugio, Molly luchando con suplicantes… pero es en las escenas de acción donde la película tiene su gran baza, una acción que a primeras puede parecer torpe y a trompicones acostumbrados a las peleas más contundentes del cine americano o el cine de acción en general. Escenas de lucha a las que les falta contundencia y un mejor acabado visual, pero que esconden mucho más de lo que parece a simple vista y que pretenden ser más reales, más sufridas.

El film también nos cuenta por otro lado como viven un grupo de merodeadores, organizados como si fueran una banda criminal con un jefe macabro y teatrero, donde la mayor afición de estos es enfrentar a suplicantes en un foso y apostar quién de ellos ganará. Son los que quieren capturar a Molly para convertirla en suplicante y usarla en los combates aprovechando su poder sobrenatural.

¿Merece la pena Molly? Pues a pesar de que las escenas de lucha pueden tirar para atrás en un principio, que las actuaciones no son muy destacables, salvando a Julia Batelaan, que lo da todo y se deja la piel, y que sobre todo en su primera mitad no hay mucha historia que contar, todo queda compensado por un tramo final rodado en un plano secuencia espectacular donde Molly entra a la base de los merodeadores y se enfrenta a todos con una crudeza y una violencia memorable, y comprobaremos que toda esa acción que hasta el momento nos parecía floja alcanza su máxima expresión.

Da la sensación, una vez vista la película, que uno acaba de ver un capítulo piloto de una serie con mucho potencial, ya que nos deja varias incógnitas en el aire, sobre todo en flashbacks donde vemos como experimentaban con la chica que se supone es como obtuvo sus poderes, sobre lo que ha pasado en el mundo y sobre esta plaga, y porque el final deja la puerta abierta a seguir con la historia con un cliffhanger donde nos muestra lo que puede venir. Tendremos que esperar a ver si hay una secuela, yo por mi parte estoy dentro.

Puntuación
12.5out of 5

3.2

3.2 out of 5
Merece la pena

Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*