Crítica: Los Mercenarios 3

Crítica: Los Mercenarios 3

Los Mercenarios agradaron en su primera entrega por su espíritu de recuperar un tipo de cine de acción y unos protagonistas de los tan apreciados años 80, algo que desarrollaron de nuevo en su secuela que fue mucho más grande y con más personajes y con más acción y con de todo más. Esta tercera entrega sigue los pasos de su antecesora en lo que a personajes se refiere, con nuevas incorporaciones a la saga que más adelante comentaré, pero se queda un poco atrás a la hora de crear acción que aporte algo más que el habitual baile de tiros.

El Equipo de Stallone, en el film Barney Ross, tiene que eliminar un objetivo, y tras unas trepidantes secuencias en un tren, resultará que el objetivo es un antiguo miembro del grupo que se creía estaba muerto. Este es Mel Gibson haciendo de villano, que tiene su gracia. Ross no quiere involucrar a su equipo en esta misión ya que piensa que va a ser sin retorno, y para ello reclutará a un grupo de jóvenes mercenarios. El resto de la sinopsis es bastante predecible, pero ya os dejo que la descubráis vosotros mismos.

Los Mercenarios 3 quiere hacer hincapié en que todo lo viejo tiene que ser peor, vemos como las formas de trabajar del grupo joven son bien distintas a lo que Barney está acostumbrado, lo cual supone un buen contrapunto entre entramos, disparamos sin parar y nos los cargamos a todos, y el método más actual de tecnología informática, anular alarmas y demás, entrar sigilosamente y pillar a tu objetivo. Pero ya veremos que la vieja formula sigue siendo al final de lo más efectiva.

Tenia ganas de ver que era capaz de aportar a la saga Patrick Hughes tras su prometedor debut con Red Hill, un thriller cojonudo que fue una grata sorpresa hará unos 3 años. Pero Hughes se limita a imitar el estilo de las anteriores entregas sin ofrecer prácticamente nada nuevo. Otra de las señas identificables de la saga es la de su humor macarra, sus frases lapidarias, cosa que ha ido a menos en esta entrega. Stallone y Statham siguen teniendo sus diálogos de tipos duros, pero con menos gracia que en anteriores ocasiones.

Las nuevas incorporaciones a la saga es uno de los puntos más atractivos de esta tercera parte. Como ya he comentado Mel Gibson hace de villano, un tipo duro que no se acobarda ante nada y que parece tener siempre la paella por el mango, cumple a la perfección su papel. Wesley Snipes empieza muy bien los primeros minutos, pero luego su personaje se desinfla y se vuelve uno más del grupo, está gracioso al principio. Harrison Ford hace de agente que contrata al grupo y le da soporte, acaba siendo el tipo que soluciona y que ayuda cuando hace falta. Y por último tenemos la presencia de Antonio Banderas con un personaje que cae muy bien de entrada y que al menos mantiene su comportamiento todo el metraje, aunque al final te den ganas de meterle un calcetín en la boca para que calle de una vez.

Esta claro que la saga está dando muestras de fatiga, tres películas en cuatro años quizás es demasiado para el determinado público que consume este tipo de cine, más cuando la formula sigue siendo la misma por tercera vez. Me parece que las escenas de acción son donde la saga debería meter más mano, vale que se quiera recuperar cierto estilo, pero que siempre tengamos que ver a los protagonistas pegándose tiros en parajes aislados donde poder destrozar todo lo que hay de por medio acaba resultando un poco cansino acostumbrados a las posibilidades digitales de hoy día. La saga debería llevar la acción su país, hacerla más urbana, que destrocen las calles, que haya persecuciones en coches por las autopistas, que lluevan cristales… Seria la manera de renovar una franquicia cuya cuarta entrega corre el peligro de aburrir y cansar incluso a los que más disfrutamos con este tipo de cine.

se deja ver

 

mercenarios critica

mercenarios critica


Etiquetas en este artículo:
Se deja ver

3 comentarios

Deja un comentario
  1. QUMULEMOTIONPRODUCERS
    QUMULEMOTIONPRODUCERS 21 agosto, 2014, 21:24

    Tengo que admitir que esta saga juega a su favor con la melancolía pero dejando de lado, el uso excesivo de cgi en esos odiosos helicópteros que me desconectaban del film,amo la manera de actuar de estos personajes y el sentido de la amistad que recuerdan a los viejos westerns sin duda la acción de os 80 fue para mi generación lo que jhon wayne para nuestros padres. Creo que pese a todo se ha revitalizado con la incursión de jóvenes actores y que la idea de contextualizar en un entorno urbano la siguiente es buena idea.Sigo pensando que Sly tendría que colaborar con un director como el de the raid que marca un camino a seguir en la acción clásica.

    Responde a este comentario
  2. Korben_Dallas
    Korben_Dallas 2 septiembre, 2014, 13:32

    La verdad es que esta, me parece la peor de las 3 para mi, la mejor ha sido la secuela, la acción estaba más justificada y me entretuvo más, esta si no llega a ser casi por las coñas de Banderas y Mel Gibson… Pq de Harrison Ford mejor ni hablo…. No se me ha defraudado bastante y eso que me esperaba una peli de acción sin más.

    Responde a este comentario
  3. dragón negro
    dragón negro Autor 3 septiembre, 2014, 16:38

    Veo que coincidimos en que sin duda es la peor de las tres, la franquicia da muestras ya de cansancio y debería introducir cosas nuevas si pretende seguir adelante.

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*