Crítica: Locke

Crítica: Locke

Un hombre acaba su jornada laboral en una obra por la tarde y se dispone a conducir para volver a casa, o al menos eso es lo que parece en primera instancia, no tardaremos en comprobar que su viaje le va a llevar a un destino muy diferente, uno en el que su vida dará un vuelco y se pondrá patas arriba.

Locke es el viaje en el coche de hora y veinte minutos de Ivan Locke, y con esto quiero decir, por si hay algún despistado, que la cámara está todo el metraje en el coche y centrada en el personaje, al cual acabaremos por conocer a fondo, descubriendo sus problemas, sus traumas, sus motivaciones y como va a intentar solucionar su vida y su trabajo a través de llamadas mientras se dirige a su destino en Londres.

A los 15 minutos ya nos ha contado toda la historia, y yo me preguntaba si iba a dar para tanto como para mantener la atención durante una hora más, y realmente tengo que decir que lo consigue y que me ha dejado encantado a la vez que impresionado. Quizás por lo que se ha hablado del film hasta la fecha nos podríamos esperar un thriller, pero una vez vista no creo que sea el género que la define, es mucho más un drama pero que tiene su punto de intriga y de tensión. Lo que quiero decir, es que no hay aquí ningún asesino, ningún secuestrador, ninguna persecución ni ningún villano al que vencer, ninguna cuenta contra reloj ni una bomba bajo el asiento que explota si baja de 80 Km.

Lo que nos ofrece Locke es un drama cotidiano, efectivamente llevado a un extremo, de un hombre con problemas normales y corrientes, con un trabajo de importancia en el que tendrá que solucionar una serie de imprevistos sobre la marcha en una gran entrada de hormigón en la obra y sobre su vida familiar que corre el peligro de perder. Pero no por ello hay que desmerecer la cinta, ya que como digo tiene bastantes puntos de tensión, y eso es gracias a un guión que está pensado al detalle y que funciona perfectamente bien, escrito por el propio director Steven Knight.

Hay que remarcar también el estupendo papel que hace Tom Hardy, sus gestos, sus caras, sus movimientos, que pese a estar limitado a permanecer sentado en su asiento durante todo el metraje transmite la desesperación, los nervios, la ansiedad, el cabreo y todo lo que este personaje le pasa en este peculiar viaje. Knight además le da mucho dinamismo al film, cambiando de plano cada pocos segundos, y llegando prácticamente a agotar los ángulos a través de los que filmar a Hardy, desde dentro, desde fuera, desde delante, desde atrás, desde el costado, desde reflejos en los cristales, retrovisores, desde todos lados y de todas maneras.

Locke ha sido una de las sorpresas del año para mi, y eso que me esperaba algo con más acción, un rollo Buried para que nos entendamos, y me he encontrado un film mucho más sencillo y modesto argumentalmente pero que funciona igual de bien o mejor que el film de Rodrigo Cortés, ya que manejas situaciones y bazas muy distintas entre sí.

no te arrepentirás

 

 

locke poster

 


Etiquetas en este artículo:
No te arrepentirás

2 comentarios

Deja un comentario
  1. Korben_Dallas
    Korben_Dallas 2 septiembre, 2014, 13:29

    Me has dejado con muchas ganas de verla! A ver si me acerco al cine!

    Responde a este comentario
  2. dragón negro
    dragón negro Autor 3 septiembre, 2014, 16:38

    Espero que te guste y te sorprenda como a mi.

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*