Crítica: Lobezno Inmortal

by dragón negro | 30 julio, 2013 20:42

Superar la primera entrega de Lobezno dirigida por Gavin Hood no tenía que ser muy difícil en esta secuela llamada Lobezno Inmortal, y el film cumple al menos con esta premisa, y no solo eso, sino que además, James Mangold consigue realizar un film de lo más correcto que no está exento de algún que otro fallo y despropósito.

Lobezno Inmortal nos sitúa justo después de los hechos vistos en la tercera entrega de X-Men, con lo que la continuidad es al menos un hecho destacable en la secuela. Nos muestra han un lobezno solitario y alejado de todo el mundo, viviendo casi como un ermitaño en la montaña y bebiendo sin parar, un curioso detalle que por lo menos en el film no se menciona pero que los que somos conocedores de los comics sabemos de sobras, y es que el factor regenerativo de Lobezno hace que le sea imposible emborracharse, y aquí, la presencia del alcohol se usa como se usa habitualmente en las películas, como medio para olvidar.

Logan acaba en Japón tras aparecer Yukio, una mutante capaz de ver el futuro, donde se reencontrará con un viejo conocido que se nos ha presentado debidamente en la secuencia de inicio del film. El hombre, dueño de la mayor empresa tecnológica de Japón y ahora moribundo, quiere liberar a Lobezno de su poder inmortal y que se lo traspase a él antes de que muera, algo que a nuestro personaje no le parece demasiado bien. Tras su muerte, Lobezno acabará protegiendo a su nieta de la Yakuza que quiere acabar con ella, ya que es la heredera del imperio del viejo.

Lobezno Inmortal consigue retratar bastante bien al personaje, reflejar su supuesta inmortalidad y hacerlo vulnerable, debatirse entre sus ganas de acabar con todo y su deber por proteger Mariko en una trama de thriller bien llevada y con la incursión de escenas de acción imposibles como la del tren bala que funcionan a pesar de ser poco creíbles.

No me gusta demasiado la tan tópica manipulación de Yukio, un personaje que puede ver el futuro, pero solo el que al guionista le interesa para crear tensión, está ya muy visto, así como la escenita de Lobezno luchando, cuando recibe un golpe que le gira la cara y le enfocan al volverse con un corte que se va curando ¿Cuántas veces hemos visto ya esta escena? Vale que es un clásico y vale que se vuelva a enseñar, pero no vale abusar de ella y usarla en cada enfrentamiento del personaje, que acaba cansando.

La participación de Famke Janssen como Jean Grey, que Lobezno ve en sueños, me parece acertada para mostrar como se siente el personaje y como finalmente se enfrenta a sus miedos, y Hugh Jackman vuelve a interpretar a un Lobezno convincente, feroz y mortal en la piel de un personaje que conoce bien.

Lobezno Inmortal no es un insulto al espectador como si era su primera entrega, es un film que cumple y entretiene sin atisbos de aspirar a mucho más pero que consigue al menos hacer al personaje más creíble y cercano, más humano.

P.D.: No os perdáis la interesante secuencia final tras los créditos que sirve como puente a X-Men Days of Future Past. Y un apunte, los osos no mean levantado la pata como los perros, que lo sepáis.

critica3[1]

 

 

lobezno inmortal poster[2]

Endnotes:
  1. [Image]: https://www.masalladeorion.net/wp-content/2012/09/critica3.gif
  2. [Image]: https://www.masalladeorion.net/wp-content/2013/07/lobezno-inmortal-poster.jpg

Source URL: https://www.masalladeorion.net/critica-lobezno-inmortal/