Crítica: Kimi

Crítica: Kimi

Kimi es el nuevo film de Steven Soderbergh estrenado directamente en HBO Max, un thriller protagonizado por Zoë Kravitz cuyo título hace referencia a un asistente digital tipo Siri o Alexa, y en el que Kravitz interpreta a una joven agorafóbica que trabaja desde casa escuchando grabaciones de error del asistente para corregirlos. En una de esas grabaciones, oye algo que rápidamente atribuye a un delito de violencia de género, pero al comunicarlo a sus superiores, estos prefieren darle largas para evitarse problemas y le dicen que lo olvide. Pero ella no va a parar hasta que alguien le haga caso.

Soderbergh demuestra que con muy poquita cosa es capaz de crear un thriller solvente y con mucho gancho, aun con una formula tan vista como esta tipo La Ventana Indiscreta, sin caer en trampas que confundan al espectador ni llevarlo por caminos que no conducen a nada para despistar, y tenemos el claro ejemplo reciente de La Mujer en la Ventana para comprobar que un film de estas características no es tan fácil de hacer bien como pueda parecer.

Gran parte del atractivo de la cinta recae en su protagonista, una Zoë Kravitz con el pelo azul que realiza una gran actuación, sobre todo cuando tiene que hacer frente a los problemas comunes de un agorafóbico como es enfrentarse al exterior de su zona de confort, a lo que ayuda también la manera de rodar de Soderbergh que logra transmitir perfectamente al espectador la angustia y la sensación de pánico que siente el personaje.

Aunque le cuesta un poco arrancar, Soderbergh se toma su tiempo en presentar bien a la protagonista y su entorno, una vez arranca ya no echa el freno y nos lleva directamente hasta un desenlace efectivo y bien resuelto. Y es que la trama no se complica en exceso, ni falta que le hace, te deja con ganas de saber alguna cosa más sobre Kimi y su compañía, pero en general resuelve con bastante acierto, y se sirve en buena medida para alertarnos de los peligros de la tecnología y el control al que estamos sometidos sin que nos demos ni cuenta.

Soderbergh rueda con habilidad y sencillez un film que no pretende abarcar más de lo que es, y que en otras manos seguramente estaríamos hablando de una peli de tarde cualquiera, pero aquí se nota el buen hacer de un director que tiene claro lo que tiene entre manos y al que le cuesta poco hacer de un simple thriller una película más que entretenida y con una buena factura.

Puntuación
14out of 5

3.6

3.6 out of 5
Merece la pena

Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: