Crítica: Jack et la Mécanique du coeur

Crítica: Jack et la Mécanique du coeur

La animación francesa lleva unos cuantos años sorprendiéndome muy gratamente, y siempre con proyectos dispares que son visualmente y argumentalmente muy distintos entre ellos. Por nombrar algunos ejemplos, The Prodigies, una alucinante historia de ciencia ficción visualmente impecable, Une Vie de Chat, un bello cuento de fantasía, la maravillosa L’illusionniste o la genial Ernest & Célestine. Y ahora nos llega una nueva cinta titulada Jack et la Mécanique du coeur que vuelve a demostrarnos lo grande que es la animación francesa en concreto y europea en general, estas películas acaban siendo siempre co-producciones de varios países, y el gran abanico de público y de estilos que abarca.

Jack et la Mécanique du coeur nos cuenta la historia de Jack, que nace en el día más frío del mundo, lo que causará que su corazón se congele. Para evitar que muera se le sustituye el corazón por un reloj de cuco. A partir de ahora deberá seguir 3 reglas al pie de la letra si no quiere que su nuevo corazón se detenga, nunca deberá tocar las agujas del reloj, deberá dominar su cólera y jamás de los jamases deberá enamorarse. Evidentemente esta tercera regla será la que acabará causando todos los problemas y todas las aventuras a nuestro pequeño amigo, ya que iniciará un viaje desde Escocia hasta Granada.

No soy muy fan de los musicales en general, algo que bien podría haber hehco que la película me hubiera agobiado en exceso, en su día Frozen lo hizo, pero los números son lo suficientemente variados, con distintos estilos y visualmente bellos como para no entorpecer la trama y resultar agradables, tiernos en ocasiones, melancólicos e incluso agresivos cuando hace falta. Hay que destacar la preciosa voz en la versión original de Olivia Ruiz, cantante francesa que desconocía y que canta en francés, castellano e inglés en la película dependiendo del momento.

Ambientada a finales del siglo XIX, el film aprovecha para rendir un homenaje al principio del cine introduciendo como compañero de viaje de Jack al mismísimo George Méliès, donde veremos sus primeros pasos como cineasta y sus primeras obras rodadas. La estética de Jack et la Mécanique du Coeur es claramente deudora de Tim Burton, algo obvio con tan solo ver o el poster o una imagen, pero es que su temática, ambientación y desarrollo también es muy Burtoniano, una infructuosa y trágica búsqueda del amor repleta de fantasía y de extraños personajes que estoy seguro hubiera firmado con su nombre.

No se que les pasa a los extranjeros cuando quieren meter a España en sus historias, que confunden las cosas y las mezclan sin mucha gracia. Aquí nos encontramos con nuestros protagonistas viajando a Granada donde encuentran molinos de viento y se dedican a hablar y homenajear la figura del Quijote. Me parece bien, pero ambienta entonces la película en Castilla, no los lleves a Granada.

Lapsus aparte, Jack et la Mécanique du Coeur es una magnífica película de animación, quizás más adulta que infantil, con un apartado visual indiscutiblemente aclaparador y con una historia tierna y romántica, que  puede que llegado a cierto punto se alarge algo en exceso, pero con una resulocion final tan hermosa y emotiva que uno se acaba olvidando de todo lo demás.

no te arrepentirás

 

 

jack poster


Etiquetas en este artículo:
No te arrepentirás

4 comentarios

Deja un comentario
  1. Señor Pe
    Señor Pe 1 septiembre, 2014, 21:01

    Esta vez no coincido con tu opinión, Dragón. La película no pudo decepcionarme más, tal vez por las expectativas que llevaba: un diseño de personajes perfecto, animación de calidad y una historia con muchísimo potencial. Nada podía fallar. Pero es que dejando a un lado que se les ha ido bastante la mano con canciones cada cinco minutos, el principal problema de la película es la dirección. Creo que nunca llega a encontrar un ritmo adecuado, la trama va avanzando a trompicones y resulta confusa en ocasiones; los personajes no están bien definidos ni resultan especialmente interesantes y casi ninguna escena consiguió emocionarme (aunque sí que me gustó el final). Sinceramente creo que daba para mucho más.

    Responde a este comentario
  2. dragón negro
    dragón negro Autor 3 septiembre, 2014, 16:42

    Pues mira que me sabe mal, a mi salvo la parte del circo que creo que es donde flojea y se alarga un poco más, el resto me pareció bastante bueno. No me molestaron tanto las canciones como en otras películas, por poner un ejemplo de cine francés Le Magasins des Suicides, donde lo músical si que me llegó a cansar y sobrepasar.
    Bueno tengo pendientes un par de films más de animación a ver si coincidimos…

    Responde a este comentario
  3. Señor Pe
    Señor Pe 3 septiembre, 2014, 17:50

    Puede que un segundo visionado ya sin tantas expectativas suavice mi opinión. Por cierto, acabo de descubrirte en Filmaffinity por casualidad y me parece una gran forma de publicar tus críticas y traer nuevos usuarios al blog, especialmente de cara a Sitges. Te animo a seguir votando y añadiendo críticas, ¡un saludo!

    Responde a este comentario
  4. dragón negro
    dragón negro Autor 3 septiembre, 2014, 18:27

    Pues si, me anime a poner las críticas en Filmaffinty al final por probar. Ya te buscaré por allí si estás…

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*