Crítica: El Hombre Invisible

Crítica: El Hombre Invisible

Leigh Whannell nos sorprendió a todos hace un par de años con la genial Upgrade, y ahora se atreve a actualizar el mito del hombre invisible adaptándolo a los nuevos tiempos en un thriller de lo más solvente que sabe mantenerte en tensión desde un primer momento, con una primera escena que incluso sin saber nada de la situación ni de los personajes consigue atraparte.

Lo que hace muy bien Whannell y el guion de la historia es jugar de forma muy efectiva con los tempos y como hace avanzar la trama, sobre todo en la primera parte, cuando parece que las escenas donde juega con la presencia del hombre invisible se empiezan a hacer repetitivas, da en la tecla para llevar la historia un pasa más hacia adelante. Y no solo eso, sino que va ofreciendo giros constantes, alguno de ellos bastante inesperado, que llevan a nuestra protagonista a un nivel más de locura y de aislamiento sin que nadie crea en ella.

Las películas son un claro reflejo de la época en que se hacer, y si en el año 2000, Paul Verhoeven hacia al hombre invisible de manera más biológica a base de formulas milagrosas, ahora el nuevo hombre invisible es mucho más tecnológico. Lamentablemente, lo que sigue siendo una constante es que ambos personajes acaban abusando de su poder para acosar a la mujer que aman y que ya no quiere estar con ellos.

Poco queda que decir a estas alturas de Elisabeth Moss, sabe aprovechar perfectamente estos papeles de mujer sufridora como bien hace en The Handmaid’s Tale. Ella sola se hace dueña de la película y no hay nadie en todo el reparto que le haga la más mínima sombra.

El Hombre Invisible no es solo una buena revisión del mito, sino que es también un gran thriller repleto de buenos momentos y sorpresas, con una dirección en la que Leigh Whannell se siente cada vez más cómodo y en las pocas escenas de acción que tiene resulta una vez más contundente aplicando muy bien lo ya visto en Upgrade.

Puntuación
15out of 5

3.8

3.8 out of 5
No te arrepentirás

Etiquetas en este artículo:
No te arrepentirás

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*