Crítica: The East

Crítica: The East

The East es un thriller ecológico que supone una nueva colaboración entre el director y guionista Zal Batmanglij y la actriz y también guionista Brit Marling tras Another Earth y Sound of My Voice. Marling, además de participar en el guión, se guarda el papel más suculento de la película y ejerce de prácticamente absoluta protagonista, Sarah, una agente de una empresa privada de inteligencia que tendrá que investigar a un grupo de ecoterroristas que están empezando a cabrear a gente importante con sus atentados reivindicativos.

Sarah se nos presenta como un personaje seguro de si mismo, incluso egocéntrico, de firmes convicciones y creyente. Se le encargará la tarea de localizar a este grupo terrorista llamado The East haciéndose pasar por una activista callejera, viajando de aquí para allá y mezclándose con gente que duerme en la calle buscando información e investigando sobre el grupo. Finalmente logrará dar con ellos y tras un periodo de puesta a prueba consigue infiltrarse y ser una de ellos. Tras pasar un tiempo en la misma casa, Sarah empieza a ver el mundo que le rodea de otra forma y llegará a replantearse el objetivo de su misión.

El cine siempre nos hace poner del lado del más débil, y en este caso es de parte de este grupo de activistas que cometen atentados, o más bien llamaría gamberradas un poco pasadas de vueltas, que intentan hacer pagar a los responsables de grandes desastres o de injusticias contra el medio ambiente y contra la humanidad, y de paso exponerlos al gran público. Con lo que no tardamos mucho en hacernos cómplices de este variopinto grupo, y es que la película nos lo pone fácil, son buena gente que tan solo quieren hacer justicia y sacar a los culpables a la luz.

El problema es que se trata de un grupo tan perfecto y tópico que acaba chirriando en exceso. Su líder es un guaperas que tiene claro lo que quiere, amable y condescendiente, Sarah no puede evitar sentirse atraída hacia él, como era de esperar. Esta banda se parece más a un grupo de hippies felices que a unos terroristas. Viven en una cabaña en medio de un bosque y hacen pruebas ridículas a la hora de la comida y juegan a darse besitos y abracitos girando una botella, todo resulta un poco ridículo, se llevan muy bien entre ellos y cada uno tiene su papel muy determinado dentro. Y otra cosa que choca es que el mismísimo FBI no haya sido capaz de dar con ellos hasta la fecha cuando tampoco es que tomen grandes precauciones a la hora de cometer los delitos y tenga que ser una empresa privada la que se encargue del asunto.

Pero por otro lado, The East tiene una buena puesta en escena y un guión, aparte de lo comentado, que construye un buen retrato de su protagonista femenina y de la evolución del personaje, además de un ritmo pausado pero que no llega a hacerse lento ni pesado en ningún momento. Marling hace un buen papel como viene siendo habitual en ella construyendo a Sarah, Alexander Skarsgård es el líder de la secta y es el segundo personaje en importancia dentro de la cinta, a pesar de lo tópico que puede resultar su personaje, consigue que no llegue a molestar, lo cual ya es bastante. El resto del reparto es prácticamente anecdótico, incluso la presencia de Ellen Page, que aunque tiene su momento de gloria, su personaje no acaba aportando demasiado.

The East es un buen thriller, dosificado y bien construido, a pesar de que nos presenta a un grupo terrorista que podríamos considerar demasiado inocentón y poco creíble, demasiado perfecto y bonito para ser verdad, pero a su favor hay que decir que no resulta un impedimento para disfrutar de la película que en el fondo nos quiere dar un mensaje ecológico claro y conciso y que nos ofrece un final que no se acomoda en lo fácil y que supone una nueva perspectiva en la lucha contra los poderosos.

merece la pena

 

 

 

 the east poster


Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

2 comentarios

Deja un comentario
  1. Mario
    Mario 21 diciembre, 2013, 16:21

    Completamente de acuerdo con la crítica. La película es entretenida y minimamente moralista, pero un poco de ambigüedad en las actuaciones de los terroristas habría sido más creíble. Lo intentan salvar al final y tampoco lo consiguen. Yo lo veo más un drama disfrazado de suspense que lo que debería ser en mi opinión, un thriller con gente mala y otra gente aún más mala. Lo de “hippies felices” es que lo has clavado! 😉

    Un saludo.

    Responde a este comentario
  2. dragón negro
    dragón negro Autor 21 diciembre, 2013, 19:40

    Pues si, toda la razón, le falta credibilidad a la banda terrorista como ya cuento, un saludo…

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*