Crítica: Defendor

Defendor es un superhéroe que lucha contra el crimen. No tiene superpoderes, pero cuenta con su valor y con su ingenio para valerse de curiosos artefactos de su propia invención con los que luchar contra los villanos. Su némesis es el Capitán Industria, al que busca incansable para hacerle pagar todos sus crímenes.

Pero Defendor no es Batman, por mucho que pueda parecerlo, no es un millonario que utiliza última tecnología en su cruzada, más bien todo lo contrario. Arthur Poppington es un pobre retrasado que trabaja en las obras públicas aguantando una señal de pasar, no pasar. Cuando se viste de Defendor, no tiene un supertraje a prueba de balas, sino que viste de negro con una gran D hecha con cinta de embalar en su pecho y un casco donde tiene una cámara que aun graba en cintas de VHS. Defendor no vive en Gotham City, la realidad es siempre más temible y peligrosa que la ficción. Defendor no logra utilizar su imagen para amedrentar a los criminales, más bien se acaban siempre riendo de él. Pero al igual que otros superhéroes, Defendor se rige por un código moral estricto e inquebrantable, y a pesar de lo cutre de su lucha, siempre está vigilante para ayudar a quien le necesite.

Más alejado del humor que a priori parecía prometer, Defendor se convierte en un autentico drama real de un hombre obsesionado con la idea de convertirse en superhéroe pase lo que pase. Un personaje que como pronto descubrimos, no está muy bien de la cabeza, pero cuya bondad y franqueza hace que inevitablemente enseguida le cojas aprecio.

En el camino de Defendor no para de cruzarse un inspector de policía corrupto interpretado por ese gran secundario que está siendo últimamente que es Elias Koteas, en otro papel en el que vuelve a demostrar lo grande que es. Otro de los personajes con que nos encontraremos es el de una prostituta interpretada con solvencia por Kat Dennings, que aunque al principio intenta aprovecharse del la inocencia de Defendor, acabará convirtiéndose en su mejor aliada en la búsqueda del Capitán Industria.

Quizás la única pega es que Woody Harrelson no acaba de cuadrar mucho con el papel de retrasado bonachón, estamos acostumbrados a ver al actor en papeles de duro y de macarra, pero hay que reconocerle que lo intenta de la mejor manera.

El film se acompaña por momentos de una banda sonora que recuerda mucho a la de Superman, aunque parece más una parodia que otra cosa.

Defendor es un film de superhéroes real, de carne y huesos, que sufren y reciben palizas sin parar, pero que a pesar de todo, se arman de coraje para seguir viviendo su sueño por encima de todo y de todos. El film recoge el testigo de películas que ya hemos visto antes con temática similar como Special o Mirage Man, y vuelve a demostrar que el punto de vista dramático y real viene a ser tan bueno o más que cualquier película de superhéroes de ficción cargada de efectos especiales.

Enlaces relacionados: Trailer de Defendor


5 comentarios

Deja un comentario
  1. Pliskeen
    Pliskeen 1 abril, 2010, 13:32

    La tengo en la lista de pendientes (que no es larga ni nada…)

    Responde a este comentario
  2. dragón negro
    dragón negro 1 abril, 2010, 14:41

    Que me vas a contar de listas largar, podemos comparar quien la tiene más larga, jejeje

    Responde a este comentario
  3. Pliskeen
    Pliskeen 1 abril, 2010, 19:27

    ajajaja
    ¡Seguro que yo la tengo más larga!

    😉

    Responde a este comentario
  4. moriarty
    moriarty 6 abril, 2010, 12:53

    Hola,

    Tiene buena pinta. Gracias por recomendarla.

    Lo único, me ha recordado al argumento de la película ¿coreana? “ZEBRAMAN”.

    Saludos.

    Responde a este comentario
  5. Parrilla
    Parrilla 6 abril, 2010, 13:44

    Una gran película, y (digais lo que digais) una gran interpretación de Woody Harrelson. La vimos anoche unos cuantos amigos y nos encantó.

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*