Crítica: Clinical

Crítica: Clinical

Estamos muy bien acostumbrados a que Netflix nos ofrezca siempre calidad en sus series y últimamente también calidad en sus películas de género como ARQ o Spectral, que son dos buenos ejemplos de cine de poco presupuesto de ciencia ficción pero bien llevado y que son entretenidas y se dejan ver. Pero con Clinical no hay nada de eso, y podemos decir tranquilamente que Netflix se casca un bodriete de mucho cuidado.

La historia se centra en una psiquiatra que tras sufrir un ataque de una joven paciente suya y una temporada de terapia, decide volver a ejercer la profesión. En principio empieza con casos sencillos que se le hacen aburridos, hasta que llega un caso complicado, el de un paciente con la cara desfigurada que busca reinsertarse en la sociedad.

Clinical tiene todos los fallos y carencias de este tipo de cine antes llamado Directo a DVD y que ahora ya ha pasado a ser VOD, es decir Video on Demand, y que se estrenan directamente en formato multimedia para ver en televisión. Empezamos con una puesta en escena pobre, un aspecto visual sin nada destacable, todo muy de telefilm, para continuar con unos actores que parece que no se acaban de creer sus papeles y una mezcla de géneros que no sabes muy bien por donde va a tirar la película, de thriller psicológico calmado a cine de terror paranormal para acabar de la peor manera con giros imposibles e inverosímiles.

Y ese es mayormente el mayor problema de Clinical, una película que a pesar de todo lo dicho, intenta crear una atmosfera y unos personajes enigmáticos con los que desarrollar una trama con al menos algo de interés, pero no tardamos en darnos cuenta de que lo que intenta en todo momento es jugar con el espectador, engañarlo con burdos trucos como apariciones, asaltos a la casa de la psiquiatra sin explicación aparente, todo para confundir y acabar rematar la faena de la peor manera, con unos giros infames de esos que son capaces de cargarse toda experiencia por lo poco creíbles que llegan a ser y lo poco coherentes con todo lo explicado.

Cuando ves que finalmente Clinical quiere jugar a eso, a la sorpresa final, a ese giro que deje con la boca abierta, no cuesta mucho percatarse por dónde van los tiros, con lo que encima la experiencia es aun mas insatisfactoria. Todo eso sumado a que hasta el momento tampoco había gran cosa a destacar hace de Clinical una considerable pérdida de tiempo.

clinical poster

puntuación
5.5out of 5

1.4

1.4 out of 5
Bastante floja

Etiquetas en este artículo:
Bastante floja

3 comentarios

Deja un comentario
  1. Gigi
    Gigi 27 octubre, 2019, 17:02

    No tienes ni idea de cine, puede ser perfectamente alocada y no por eso tiene que ser mala. No te ha gustado y ya, no te gusta que jueguen cn tu mente, o que te queden preguntas sin respuesta. Yo ansío por la segunda parte, estaría muy bien. Hay cosas que me he quedado con que quiero saber por qué pasaron. Saludos y curate del gusto, Mallorca 07008

    Responde a este comentario
  2. Fede
    Fede 3 noviembre, 2019, 02:54

    De verdad espero que esto sea una broma privada vuestra, porque si no este comentario en una crítica de hace dos años y medio es… como mínimo surrealista. Pero nada, Dragón, ya sabes! que no tienes ni idea de cine :))

    Responde a este comentario
  3. dragón negro
    dragón negro Autor 8 noviembre, 2019, 20:24

    Jajaja, de broma privada nada, te lo aseguro, pero de vez en cuando aparece algun troll de estos a los cuales no hago ni caso. Mira si era buena la peli esta que he tenido que hacer esfuerzos para acordarme de que iba, en serio que la tenia totalmente olvidada.

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*