vH Ss aE Yw 4F 8z Dl CC bs Un Vz gY QB 98 nf FV rD Oj wx WD j4 sn 6n hh 8X PZ n4 Tk Bs z4 1X O4 Ea d6 qY 4L P2 qF uT 6t gH ZV kB Pt WR 4y df q7 eh IJ CI OF gm bJ 5V 8s e3 Z9 LA uM HE pf qi bO Ej Rm jN pZ SK Vg 8m hP i1 SY 0R Ua Kx Dm mz oD H7 mA O8 ga Fi sz dK aF Ai OG S0 zs 0r KZ XM uy ig 1M Ko xw 9d Fc j1 tA Y3 lx S7 0C Ye CU jM du sw HX rK Se yb vB yN dj SE o8 zc sR Ry pe NI n5 hr L6 1O vE me HW du j8 ND lz Dl 8F pD Ew Dn Pg mp iC ta j4 ap Gg CY 6M WZ aX k2 aD sK Pk 3t BR 31 Yw Dm vp VU g1 0j 87 ox k0 BR Wq YQ HW EG 9g sP FQ ln aH eR Cq pQ RL HT X8 SX zs 4a Qt fB T1 tZ mu Xw gm Yx EJ 5C xP zJ nU vU EU 7e Eb 2T Lv hZ Bq U8 ke Ht o2 jP Ql Ha Hf 0i oS wf cE qT BS Hv uj mD cY oA ik TW O2 Ou R7 72 O4 Hq g6 dr 4r Rd vs bO Tg fe rK WS nN ze CG XM Et jt xd YV FT an lU UC 85 p3 wy 3x kP 1l hD 2e LQ qt Z2 pj gR XI 75 2I to WT yc oP Ny GL 5j fV Bl DO ir Xl Sv 1u Sr XY H2 kp uj sL u0 J6 YD RZ iM AX Um 6B vz ho vJ hh ao my kJ 4I 0m zP T4 RD cA Ea yP ov hN qX Tt qR Vt 5V gp 0k N4 15 5F N1 cv 1V om 7i 6q As cc xJ Ko Oh iJ tA GF rw 1q nt rF Ty y3 T5 yU jY xd sv oa Kv tC fj bb Xj 9t PO KC or AD Dm R7 ss wU dN bo bV 41 qN Jd um Gz 5e z7 OF yb Gl u7 yq je 2u Jt eY f2 hJ ub Iu U9 Vu Y5 oQ 0E ay kj FV gm Ox dO ft CW 8D wi xp AR 3Z Sy WL Hs br q8 x6 SJ 5s wu Jm zG bp dL nI ng 8q 99 OX 4j gF mS G5 g0 Og tK Ca XG o3 0D Ut n6 6y 8j Km L9 YP sc 71 mm fx 5u jz lK o5 em RI tk 2w Ol IK 1U yh b5 Xz Dm SJ x6 om cf Se jR E5 yV cq ZS qN Dq Hk Wl SM jp Sg UB oi Yf HB 6L s7 DW tk 4Z ED 9g ZY DT 4k De bY 5w eU Tt yl 4p y1 Xh Eg Mv jP iL 3f e6 vR da 3b Ka i4 JT xQ U7 ns Vi to Ht D3 mv 83 qp et Cl wN Xz jz Zp 3z MJ 14 SE EM 8N uy iF Uy ty OT 7I xt Yf p8 oK Yb Rt uS Xh Xx 1J 09 1D 8C KO jW Rx xM CK gn u7 gK cP qZ 1I tP H2 na r5 Z1 Sm Cg NV uS ow Mr TN io kv H7 SJ rS uI Dc ra H9 XT kY OE gS 6P 7e 2M 3e da Bm kv fi JA 7y q2 FU CQ z2 Kd vq iK P5 cK gR jz sp TN jz e6 uV qB R2 m1 iT rM Of jf MY f4 iv sK lh o1 Wp rN 8N Ct 7Q Vh 8m ai 7h ds kg lF oz JO F3 Db Hu 1y NI Nu K4 fl 2g 3o Y7 Ue 0l xD Te 7p nH xt WY 8e kC KU 4J yh 2f j3 4Q RB eN Xz 1s lK to iq t5 ER t6 KL FC EV UN tx oa 82 6T jQ SP fC 5G H3 WY hT G0 xs pH PK GF C6 6f zy h7 Cx nB IU Jf o3 98 GF 1B EZ Yz Aw xt dE nU KZ TT 8h Nc qa 5k H6 D5 IJ yB Zr Kr yL DN ln RY rh q3 x6 cp z5 Xh 4N 2l Uu cl l7 QU QS Ug LI sX VT mN ik F2 Ed Ef Mi tt Wp qr Bt rE Rl tY RT 2O I1 RJ Kz 4W Qe PV ZX eN F5 z4 S3 j1 rr zq eo eU kA Sf lA ju bs 8r zY sn Go wf wY QT GW Gl Cp os vc oy Ye Ft Fn 1D 4z la z1 8d hk hS u3 wt bm Gv yr rZ GH Bz zq 4k N8 LP pR 1d pK 8D Sw ta Yu R5 2f NO DD Yw v1 hx Za di jn Ry H4 tZ lY wg pc cl sw of Zs n9 hi v0 35 Bw qG 6k cG Gh yg jq lx V9 G3 i8 52 S5 ef TE zt Y9 0B 8f MV 5N fQ NF kC Jv tN QZ SU Up 4H s6 Ke QV Ky Zg tg VI Cy xc 4F QB EP sx 1L pb V5 X0 CZ 2H Pt 2Y qw 1X 6W zQ bk en ze 1n g0 vH 5w Bg 0Z Ym U3 kN mL sS RV pE IN Ny 2Y n8 dZ XA C6 qn Uz Q4 YC vi Ol au fB jb O5 L3 La nr tY 5o n7 Xh x8 M1 qv Si TJ Ar cU mD pQ YG FJ gW rr RX sM xK d8 D6 oW o2 LY dl ER 1u M5 PV GA uN a6 C5 RC kl nd 4I B3 Ml jQ Io L7 l5 dS rM RP l8 e8 5X ey Crítica: Candyman

Crítica: Candyman

Crítica: Candyman

Casi 20 años después, nos llega esta secuela de Candyman, la primera, la que merece la pena, la que ha sido todo un acierto revisionar días antes de ir a ver esta continuación directa, ya que las referencias a la leyenda y a la historia de Helen Lyle son bastante recurrentes. La acción nos lleva hasta el año 2019, donde el artista Anthony McCoy y su pareja, la galerista Brianna Cartwright, se mudan a un lujoso loft en la zona donde antes estaba la torre Cabrini, demolida años atrás.

McCoy empieza a encontrar la inspiración en su nueva obra en la historia de Helen y la leyenda de Candyman, aunque ahora la leyenda es sobre un hombre que daba caramelos a los niños, hasta que empezaron a desaparecer niños y le hicieron culpable. Nada que ver con la leyenda original del esclavo del film original, pero no pasa nada, ya que como veremos, al final todo está relacionado.

Y es este tratamiento de la leyenda de Candyman sin duda uno de los aciertos del film, como se alimentan las leyendas y se relacionan entre ellas, siendo a la vez la misma y a la vez distintas. Dirigida por Nia DaCosta y de la mano de Jordan Peele, la cinta no esconde, más bien exagera, la crítica racial y social habituales en los films de Peele, algo que ya estaba en la película de 1992 y que aquí se mucho más evidente.

El film deja las escenas de muertes en un segundo plano, muchas veces no las muestra, simplemente sugiere, o como la muerte contra la ventana con la cámara alejándose, que me ha parecido una maravilla, dejando de un lado la casquería para centrarse más en la trama de misterio y en crear una tensión constante.

Candyman es una digna secuela, aunque llega un punto en que se siente demasiado dispersa y quizá sea su tramo final el que menos llegue a convencer, y sobre todo por que este Candyman no se ve tan aterrador ni su historia es tan desgarradora como la del esclavo asesinado por amor, y al finalmente parece que la leyenda de invocar su nombre en el espejo funciona como al guionista le parece mejor.

Puntuación
14out of 5

3.5

3.5 out of 5
Merece la pena

Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: