Crítica: Black Panther

Crítica: Black Panther

Tras su presentación en Civil War, el personaje de Pantera Negra recibe su propio largo para presentarnos Wakanda, que tendrá un papel importante de cara a la tercera parte de Los Vengadores. Tras una excelente presentación en animación de su historia, nos encontramos justo después de los hechos acontecidos en Civil War, con el príncipe T’Challa preparándose para ser coronado rey.

Hay detalles que pueden ser capaces de sacarte de una película, y que en una sociedad supuestamente más avanzada que la nuestra, no solo se sigan gobernando a través de una monarquía, sino que además decidan quién puede ser rey y quien no a través de un combate es de lo más absurdo y contradictorio que nos podemos encontrar. Y más cuando es un hecho que se aprovecha en la trama bastante. Al menos también sirve para que algún personaje se cuestione la validez de dicho sistema, algo es algo.

Y es que Black Panther se pone interesante cuando habla de política, de la situación de Wakanda y de cómo esta puede ayudar al resto del mundo, pero es demasiado rutinaria cuando se aparta de aquí. Marvel vuelve a abusar de los gadgets para no complicar el asunto y que el superhéroe no tenga que vestirse, con lo que tenemos ahora que todo el traje está oculto en un collar, vamos, que Iron Man parece un principiante si lo comparamos la tecnología de Wakanda.

Con el nivel de villanos que tenemos en Marvel, a la que nos ofrecen un personaje con un mínimo de historia trágica que guie sus acciones y carisma encontramos algo por encima de la media, pero tampoco va mucho más allá, y sus intereses vuelven a ser lo mismo de siempre, dominar el mundo.

En algo que realmente sale perdiendo Black Panther es en sus escenas de acción, que comparado con lo que hacen los hermanos Russo se queda muy, muy atrás. No hay mucha acción que convenza. En la pelea de la jungla al principio, en la de Corea, hay momentos en que la cámara va tan rápido que no da tiempo a seguir la escena, y los efectos especiales se ven artificiales, mucha filigrana que luce de cara a la cámara lenta y poco más.

Black Panther vuelve a ser una de esas películas de superhéroes de Marvel que cumple y poco más, que apunta en algún momento hacia una dirección distinta, ya no solo cuando habla de política y de integración, sino cuando parece que nos encontremos en una especie de película de James Bond con su protagonista viajando alrededor del mundo con un montón de artefactos molones. Pero acaba pesando más al final su lado más comercial y en su último tercio sobretodo es cuando la película acaba siendo más de lo mismo.

puntuación
12out of 5

3.1

3.1 out of 5
Merece la pena

Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com