Crítica: Black Crab

Crítica: Black Crab

Netflix estrena el thriller bélico Black Crab, un duro retrato sobre la guerra con Noomi Rapace de protagonista que nos lleva hasta un futuro donde en un largo y crudo invierno hay una guerra en la que uno de los bandos está a punto de perder, y a la desesperada, un grupo de soldado tendrá que emprender una difícil misión, cruzar patinando un archipiélago helado para transportar un misterioso paquete que podría poner fin a la guerra y decantar la balanza hacia su lado.

Rapace interpreta a una aguerrida mujer en un papel a medio camino entre una dura soldado y una desolada madre que lucha por encontrar a su hija perdida. Para ella, la recompensa de la misión es encontrar a su hija en su destino, con lo que tiene un plus de interés en completar su cometido. En este peligroso viaje, tendrán que atravesar las líneas enemigas en un largo trayecto en constante amenaza, ya no solo por los soldados que pueden aparecer en cualquier momento, sino por una delicada y frágil capa de hielo que puede venirse abajo si no toman el camino adecuado.

Black Crab toma una decisión valiente a la hora de plantear su premisa, y es que en ningún momento nos explica como se origina esta guerra ni toma partido por ninguno de los dos bandos, con lo que no sabemos cuales son las razones que defiende cada bando ni los motivos que les llevan a luchar. Lo que nos pretende mostrar aquí no es el típico buenos contra malos, sino el sinsentido de la guerra y de una lucha armada que ya se pelea por inercia y por que te mandan tus superiores sin que importe ya justificación alguna.

La película transmite muy bien esa sensación de peligro constante que sufren los protagonistas, que pueden ser sorprendidos a cada paso que dan, así como no se corta un pelo a la hora de mostrar el drama y las consecuencias de esta guerra a través del viaje de sus protagonistas y de algunas acciones que realmente dejan retratado al ser humano como un ser capaz de lo peor en situaciones desesperadas. Y también se plantea cuestiones como la obediencia ciega a la autoridad y aboga por la libertad individual y el poder de decisión.

Este paraje helado se toma como un protagonista más, como una amenaza que se cierne a cada paso y un frio que no deja de hacer mella en ellos en su avance. Esto es gracias a unos efectos especiales de escenario muy logrados y a una excelente fotografía, que nos muestra con inusitado realismo este clima helado y como afecta poco a poco a los protagonistas.

Black Crab no es una típica cinta de acción y guerra, aunque también tiene sus momentos de tensión y lucha, pero es más una reflexiva cinta que nos tiene que hacer pensar sobre los estragos de las guerras en un momento que no podía ser más adecuado con la que nos está cayendo, y en la que nos muestra como no hay buenos ni malos, ya que cualquiera de los dos grupos en conflicto es capaz de hacer cualquiera cosa moralmente cuestionable con tal de ganar.

Puntuación
15out of 5

3.8

3.8 out of 5
No te arrepentirás

Etiquetas en este artículo:
No te arrepentirás

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: