Crítica: Antebellum

Crítica: Antebellum

Antebellum empieza con un magnífico y cruel plano secuencia, que nos lleva hasta una plantación de algodón en plena Guerra Civil Americana, una época de esclavitud donde las personas de color son tratadas como meros objetos y posesiones. Podríamos decir que el film se divide en tres partes bien diferenciadas, y que la primera de ellas es sin duda la más cruda.

En enfoque de la película es empezar por la época de esclavitud, pasar al presente y luego finalmente volver al pasado en un final donde se revelan las cartas, aunque la verdad es que tampoco llega a esconder su jugada en ningún momento, ya que una vez estamos en el presente, no tarda en poner las cartas sobre la mesa y no es muy difícil adivinar por donde va la jugada. Aunque es una película muy contenida y que se acerca al drama más que a otra cosa, al final es cuando realmente explota y abraza sin tapujos el género más gamberro y vengativo.

Con una gran actriz protagonista, la cantante Janelle Monáe, Antebellun es un claro alegato en contra del racismo en Estados Unidos, que por aquellas casualidades de la vida, no podía haber escogido mejor momento para mostrarse, siendo, lamentablemente, de rabiosa actualidad con todo lo que tienen allí montado.

Quizás podría haber mostrado otro tipo de planteamiento a lo que propone, o jugar más al despiste para mantener al espectador un poco más en vilo, pero desde luego que Antebellum parte de una buena idea y está muy bien rodada, aunque hay que reconocer que la parte del presente me ha resultado la más farragosa de las tres, suerte que luego su tramo final consigue levantarlo y compensa con creces.

Puntuación
14out of 5

3.6

3.6 out of 5
Merece la pena

Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario