Más allá de Sitges 2015 XXXIII: The Devil’s Candy

Más allá de Sitges 2015 XXXIII: The Devil’s Candy

Sean Byrne, el director de The Loved Ones, nos propone un thriller sobrenatural demoniaco con mucho heavy metal en una casa encantada con un enfoque algo distinto a lo habitual, tiene mucho más de thriller que de terror, lo cual tampoco es que sea nada malo.

Un matrimonio cuyo padre es un fanático del heavy metal, pasión que ha traspasado a su hija adolescente, se mudan a una casa aislada en donde él dispone de un amplio almacén donde poder pintar a sus anchas. Evidentemente, en la casa no tardan en pasar cosas extrañas, y los cuadros que pinta Jesse empiezan a volverse tétricos y macabros.

The Devil’s Candy se salva en gran parte por el heavy metal y por lo original de la familia que presenta, ya esta bien de típicos matrimonios aburridos con hijos sosos. Remarcable es la transformación de Ethan Embry en un heavy de pelo largo y sobre todo Pruitt Taylor Vince, el psicópata amigable instigado por el diablo que consigue hacer una interpretación notable.

Aunque no logra escapar a muchos de los tópicos del género, hay elementos de sobras en el film para que su visionado no sea algo tortuoso y esté por encima de la media de este tipo de productos. Además tiene un final en llamas tremendamente contundente.

Puntuación
12out of 5

3.1

3.1 out of 5
Merece la pena

Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com