Más Allá de Sitges 2012 XIV: A Fantastic Fear of Everything, Tai Chi 0 y Japan Madness

Más Allá de Sitges 2012 XIV: A Fantastic Fear of Everything, Tai Chi 0 y Japan Madness

Sigo con la segunda parte de lo visto el jueves, maratón incluida. Un día de lo más estresante y de no parar, con razón no he tenido tiempo ni para escribir, ha sido sesión tras sesión en donde apenas quedaba tiempo ni para comerse un bocadillo.

A Fantastic Fear of Everything: Jack es un escritor de libros infantiles que quiere dejar de escribir para niños y pasarse a temas más serios. Para ello está trabajando en un historia de asesinos en serie del siglo XX, pero de tanto adentrarse en el mundo de los asesinos acaba creando una enfermiza paranoia en la que se siente perseguido y acosado por asesinos todo el tiempo.

A pesar de una prometedora premisa, el debut de Chris Hopewell y Crispian Mills, cantante de la banda Kula Shaker, es un intento fallido de crear una comedia alocada sobre los miedos personales y las fobias de su protagonista, un por otra banda esplendido Simon Pegg como suele ser habitual. El esfuerzo y gran actuación de Pegg es lo único que aguanta el film de hundirse definitivamente en una espiral de sin sentido.

Y la cosa falla por lo caótico de su propuesta, a pesar de tener momentos memorables que se te graban en la retina y que te provocan la carcajada, no tan solo de gags aislados se realiza un film, hay que dar ritmo, hay que dar continuidad, y en eso acierta poco. Dividido en tres actos distintos, como si de una obra de teatro se tratara, el primer acto sucede prácticamente en casa del personaje y nos presenta su paranoia creciente a ser asesinado. Su segundo acto cambia de registro y nos lleva hasta una lavandería, una de las fobias de su protagonista que tendrá que superar y que dará lugar a un buen número de situaciones cómicas, las mejores. El tercer acto mejor no os lo cuento para no desvelar nada.  

Tai Chi 0: Otro film que da todo lo que se esperaba de él, acción, artes marciales con grandes e imposibles coreografías, humor y aventura. Ya he dicho en más de una ocasión que no es el típico film que me llame demasiado la atención, pero en este caso, su apuesta por introducir la estetica steampunk es lo que me ha acabado motivando para acercarme a verlo.

Pero empezaremos por la historia, que nos presenta a su protagonista, un joven con una especie de bulto o cuerno en la cabeza que al ser presionado le otorga una fuerza sobrehumana. A través de un gran flashback nos enseñará su historia desde su nacimiento al momento actual. Su cuerno se está deteriorando, y buscará curarse aprendiendo Tai Chi en una alejada aldea con el maestro Chen. Pero al llegar se encontrará con la negativa de todo el mundo de enseñarle artes marciales, ya que solo los habitantes del pueblo pueden aprenderlo. Pero cuando una terrible máquina de vapor amenace la tranquilidad del pueblo, será el momento de demostrar que puede ser uno de ellos.

Sorprende de entrada su tratamiento visual, muy de comic, cercano incluso a Scott Pilgrim, con onomatopeyas y efectos animados, que contrasta con el mundo de época que nos muestra. El elemento Steampunk está representado por esa máquina de vapor esférica que amenaza al pueblo, llena de resortes, ruedas dentadas y calderas, será de lo poco que veamos relacionado con el tema. Puede que no sea la mejor película de aventuras y artes marciales de este tipo, pero desde luego cumple con su prometido de entretener. Lo que nos pilla algo descolocados es su final que queda un poco en el aire, pero es que no se acaba aquí, ya que se trata de una trilogía que tendrá continuación, y en los títulos de crédito finales se nos muestra ya el tráiler de la segunda parte, en la que parece que el steampunk va a tener más presencia y que esperamos ver el año que viene por aquí en Sitges.

Japan Madness: Hay que decir que si un invitado ha brillado este año por encima del resto ese ha sido sin duda Noboru Iguchi, todo un personaje bajito y simpático que ha causado furor por Sitges. La gente le paraba para hacerse fotos con él y por allí donde pasaba se podían oír gritos de SUSHI, en relación a su película Dead Sushi.

La maratón empieza con Dead Sushi, una nueva locura de Iguchi en la que el sushi cobra vida y se vuelve sangriento y asesino. Son películas que hay que saber lo que se va a ver y que nos ofrece esperpénticos efectos especiales, artes marciales muy mal coreografiadas, y mucho humor bizarro, y porque no decirlo, algo asquerosete.

Seguimos con Sadako 3D, una modernización del clásico Ringu en forma de secuela que utiliza las nuevas tecnologías en vez de una cinta de video. El famoso video que causa la muerte está colgado por internet y los rumores de que quien lo ve muere son cada vez más fuertes entre los jóvenes, que buscan desesperadamente el video para comprobar si es cierto. Sadako 3D abusa mucho de los sustos y del efecto 3D para hacernos saltar de la butaca cada dos por tres, sin tener el menor pudor en repetir una y otra vez el mismo efecto, como el de la mano saliendo de la pantalla. Realmente acaba cansando. Apuesta también por el exceso visual y las técnicas digitales en un desenfrenado final con decenas de fantasmas retorcidos persiguiendo a la sufrida protagonista en un sin ton ni son que nos demuestra que se ha optado más en esta ocasión por la exuberancia digital y efectista más que por la historia.

La tercera película era el film de animación Gyo, del cual ya hablé en su día y podéis encontrar la crítica aquí.


Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com