Más Allá de Sitges 2010 VIII: Insidious, Everything Will Be Fine y Stake Land

Insidious: La sorpresa del día me la da Insidious, la nueva propuesta de terror de James Wan de casas encantadas muy a lo Poltergeist, pero mucho. Nos encontramos con una familia, un matrimonio y sus tres hijos pequeños, que se acaban de mudar a una nueva casa en la que no tardarán en suceder cosas extrañas. Uno de los hijos cae en un extraño coma para el que los médicos no encuentran explicación alguna. Desesperados, acabarán recurriendo a una médium aconsejados por la madre del marido.

Insidious tiene una primera parte cargada de sobresaltos bastante bien realizados, más de uno te coge inesperadamente y consigue pegarte un buen susto, y una segunda parte en la que nos metemos de lleno en plan sesiones espiritismo, que es donde la cosa flojea un poco más. Es de agradecer en los tiempos que corren que muchos de los efectos del film sean a base de maquillaje y no de ordenador, lo que le da un aire mucho más clásico a la propuesta y artesanal. Entre los protagonistas destaca Rose Byrne como madre sufridora, y esa pareja de investigadores que acompañan a la médium que nos regalan unos buenos momentos de humor.

Quizás sea debido a un limitado presupuesto, pero toda la parte final en la que se recrea el más allá donde están los espíritus, queda bastante deslucida por no decir que es cutre directamente. Pero de todas maneras, Insidiuos es un buen film de terror de aire clásico, y si os van el tema de los fantasmas, el rollo Poltergeist y que sobresaltaros en la butaca cada cinco minutos este es vuestro film.

Everything Will Be Fine: Con la promesa de asistir a un interesante thriller de origen danés, me acerco a ver esta Everything will be fine, de la que acabo saliendo totalmente decepcionado por lo engañosa de su propuesta. Nos encontramos con un guionista de cine que está escribiendo un proyecto en el que se siente encallado a pocos días de su entrega. Volviendo a casa de noche, atropella a un joven que le pide que esconda su bolsa antes de huir de la escena. En la mochila encontrará fotos de torturas de los soldados daneses en Iraq, unas fotos que finalmente se decidirá a sacar a la luz y que podrían trastocar el gobierno del país debido al escándalo. Pero tendrá que andar con cuidado, ya que hay gente que le anda detrás y no sabrá al final ni de quien fiarse.

El film nos va desarrollando paralelamente a modo de flashbacks la historia de joven, que recibe una propuesta para ir a Iraq como intérprete y que será el que atropellará nuestro protagonista junto después de volver del frente con la reveladoras fotos escondidas.

De ritmo lento y sosegado, Everything will be fine juguetea con la posibilidad de que esta historia paralela sea en realidad el guión que está escribiendo el protagonista y del cual se siente atrapado e incluso partícipe, pero su director acaba siendo incapaz de dar una conclusión a todo este planteamiento y decide terminar su film con una larga escena que no pinta nada en ese momento, y que trae a colofón una subtrama sobre la adopción de un niño por parte del protagonista y su mujer, que es tan inútil como incomprensible, dejando la trama principal medio colgada y a gusto de la interpretación de cada uno. A mi se me quedó la cara de tonto y la sensación de tomadura de pelo enorme.

Stake Land: Con la lluvia volviendo a hacer acto de presencia, me encamino al Auditori para la maratón correspondiente en la que tan solo me interesa Stake Land, que entre retrasos, nos hicieron entrar al Auditori para hacernos esperar dentro por la lluvia mientras el director del festival Angel Sala gritaba a la gente que tuviera paciencia y que no entrara corriendo y empujando a la sala, y otras cosas, como la entrega de la María Honorifica a Sid Haig y la proyección sorpresa del corto Wikipeli llamado Miedo con presentación de Jaume Balagueró, hace que el film empiece pasadas las dos de la mañana.

Pero la espera merece la pena, Stake Land es una road movie ambientada en un futuro post-apocalíptico en donde una epidemia ha convertido a gran parte de la población en sedientos vampiros de sangre, aunque estos vampiros son más del estilo zombis que otra cosa, tienen colmillos y son quemados si les da la luz del día. El film se centra en un joven que es rescatado de su casa cuando sus padres son asesinados por uno de estos vampiros por un experimentado cazador, que le cogerá bajo su tutela y le enseñara a dar caza a estas criaturas mientras se encaminan a un lugar conocido como New Eden.

A medio camino entre The Road, pero sin la solemnidad de esta, y Zombieland, pero sin la parte humorística, Stake Land se convierte en un excelente relato sobre la condición humana que aprovecha para criticar la religión y su fanatismo mal entendido. Nuestros protagonistas van encontrando pequeños asentamientos de gente por el camino y añadirán miembros a su grupo en busca del idílico lugar, mientras huyen de una secta de religiosos que les quiere dar caza. A pesar de una escena final un poco rebuscada y un final algo complaciente, Stake Land se convierte en otra de las imprescindibles de este año.

Enlaces relacionados: Tráiler de Everything Will Be Fine, teaser de Stake Land


3 comentarios

Deja un comentario
  1. davidgore
    davidgore 22 octubre, 2010, 00:11

    Stake land pintaba y pinta bien. Gracias por la reseña amigo Dragón.

    ¿Qué tal el corto "Miedo"?
     
    Saludos.

    Responde a este comentario
  2. dragón negro
    dragón negro 22 octubre, 2010, 00:54

    Bueno, lo del corto, se deja ver, tiene un giro en medio que no se muy bien que pinta pero que resulta gracioso.

    Responde a este comentario
  3. davidgore
    davidgore 24 octubre, 2010, 07:53

    Pues gracias. A  ver si se puede hacer uno con los cortos, que siempre sacas cosas uy buenas.
    Gracias por tanta información, Dragón.

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com