Crítica: X

X es el nuevo film de Jon Hewitt que nos lleva directos al sórdido mundo de la prostitución a través de dos mujeres, dos diferentes puntos de vista, ambos igual de desagradables y lamentables. Por un lado tenemos a Holly, una mujer de 30 años que se ha dedicado toda la vida al negocio y que ahora pretende retirarse, y luego tenemos a Shay, una jovencita que se acaba de fugar de casa que verá en la calle su única manera de conseguir dinero.

Holly lleva desde los 15 años dedicándose a la prostitución, y ha conseguido con el tiempo tener un estatus y una reputación, e incluso llegar a disfrutar del negocio en determinados momentos. Es una mujer con clase y elegancia que se ha hecho a si misma y que ha conseguido mucho dinero, pero ahora que acaba de cumplir los 30 quiere dejar de lado esta vida y viajar a Paris para llevar una nueva vida y cumplir su sueño. Shay es todo lo contrario, con 17 años acaba de llegar a la ciudad y tendrá que enfrentarse al peligroso mundo de la calle. Es una chica sin experiencia, tímida y demasiado generosa para este tipo de vida, de la cual irá aprendiendo a base de golpes.

Las casualidades harán que ambas se acaben encontrando, Holly le pedirá que la acompañe a un trabajo, el cual acabará de manera inesperada y ambas se verán huyendo y temiendo por sus vidas.

X nos propone una mezcla de thriller y drama que funciona mucho mejor en este segundo aspecto, ya que Hewitt no se corta un pelo en retratar de manera cruda y contundente a lo que se tienen que enfrentar a diario las mujeres en este mundo, como tienen que sufrir la humillación y el desprecio, la dependencia del hombre, a cambio de dinero. Son mujeres acostumbradas a decir que si a todo, ya que todo tiene un precio. En cambio, toda la trama de thriller se me antoja mucho más precipitada y con algunas resoluciones un tanto facilonas, esa manera de encontrarse los personajes en todo momento por las calles no es muy realista, por no decir cierta escena en que Holly llama a la amiga desde el portal de su casa y esta…

De todas maneras el film es en todo momento coherente en su trama, que nos dará alguna que otra sorpresa y que llevará a nuestras protagonistas a meterse sin comerlo ni beberlo en un lio del que no será fácil salir.

Atención a esta joven y preciosa promesa que es Hanna Mangan Lawrence, a la cual ya vimos en Acolytes, el anterior film del Hewitt, y que se destapa aquí con un papel tan atrevido como difícil de abordar y que nos acaba transmitiendo toda la fragilidad de un personaje desbordado por las circunstancias que aunque aparenta decisión y empuje para llevar su vida como le venga en gana y de autosuficiencia, está pidiendo a gritos una mano amiga que la rescate. Y sin despreciar para nada a su compañera de reparto, Viva Bianca, una casi desconocida también que resuelve su papel de mujer curtida en mil batallas de manera sobria y competente.

X es un film serio y muy bien rodado, totalmente recomendable, que retrata la desesperación de unas mujeres abocadas a una vida de prostitución de manera concisa pero sin tapujos, tanto en lo bueno como en lo malo, una propuesta a la que hacía tiempo le seguíamos la pista y que no ha decepcionado.


3 comentarios

Deja un comentario
  1. Dienekes
    Dienekes 21 septiembre, 2011, 12:45

    Bueno bueno, pero se ve algo de jodienda o no?? xDD

    Responde a este comentario
  2. dragón negro
    dragón negro 21 septiembre, 2011, 13:15

    Se ve algo de jodienda, pero hay que decir que mostrado todo manera sutil, eso sí la primera escena es de flipar, jejeje

    Responde a este comentario
  3. Dienekes
    Dienekes 21 septiembre, 2011, 22:24

    Me la apunto entonces jajajaja

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com