Crítica: What Happened to Monday?

Crítica: What Happened to Monday?

Tommy Wirkola se pasa al cine más serio, pero desde luego no deja de lado su vertiente más salvaje en este thriller de ciencia ficción en lo que destaca sin duda una Noomi Rapace en siete papeles distintos, los de siete hermanas iguales, que aunque no tiene demasiado tiempo para desarrollar alguno de ellos acaba saliendo bastante airosa, al igual que la proeza técnica de mostrarnos a los siete personajes interactuando juntos.

What Happened to Monday? nos lleva hasta un futuro cercano en el que la sobrepoblación es un grave problema y el gobierno decide implantar una ley en la que solo permite tener un hijo único. Han pasado 30 años y siete hermanas idénticas viven juntas saliendo a la calle un día a la semana cada una. Hasta que un día, Lunes desaparece sin dejar rastro.

Si no fuera por el toque salvaje que le imprime Wirkola a la cinta, seguramente esta reseña no sería tan favorable, pero es que hay escenas como la del dedo de la niña, la pelea en la casa o la persecución por las calles que ya por si solas merecen el visionado de esta película, que luego, lamentablemente se va desinflando a medida que pasan los minutos hasta llegar a una complaciente resolución final fácilmente predecible en la que de nuevo solo destaca la buena labor de su director en ese montaje a tres bandas que a pesar de todo consigue generar tensión.

De nuevo tenemos una producción de Netflix con grandes estrella poco aprovechadas, por un lado tenemos la presencia de un Willem Dafoe que aparece en 4 escenas, y ya de paso decir que uno se queda con ganas de saber que sucede con su personaje, y por otro lado una Glenn Close haciendo de villana con una actuación justita y sin mucha presencia.

Se nota en What Happened to Monday? que hay un guión con una buena idea pero con un desarrollo incapaz de huir de los tópicos y de lo previsible, sobre todo en su tramo y resolución final, que asusta por su desfachatez de tirar por lo más fácil, con esas escenas vistas ya una y mil veces, ese disparo a medias, esa pantalla final, no es que no sea nada nuevo, es que son escenas ya muy sobadas.

Por suerte hay un director como Wirkola capaz de darle cierta personalidad a la trama y de no cortarse a la hora de mostrar violencia, y hacerlo de un modo real y contundente. Y por otro lado se agradece que el ritmo sea tan trepidante, de otro modo estaríamos hablando de un desastre pero que en esta ocasión se salva por los pelos.

Puntuación
12out of 5

3.1

3.1 out of 5
Merece la pena

Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com