Crítica: Transformers: La Venganza de los Caídos

Las secuelas de este tipo de films, muchas veces han demostrado que suelen superar a las primeras partes por no tener que centrarse en explicar el origen de sus personajes ni en presentárnoslos y así se puede crear una trama más compleja y hacer evolucionar a sus protagonistas, lamentablemente eso no sucede en esta secuela, aunque tampoco diría que el film es peor que su antecesor, más bien acaba cayendo en los mismos errores y virtudes.

El film es técnicamente impecable, los efectos especiales en ese aspecto son mucho mejores y más grandes que en el primer film, los transformers son los auténticos protagonistas de la cinta, a pesar que muchos de ellos apenas son presentados y van desfilando por la pantalla sin que sepamos más de ellos, y sin apenas líneas de dialogo. Optimus Prime es el mejor parado en este aspecto, así como algunos de sus villanos, pero creo que se le podría haber sacado más juego al resto de personajes robot.

El resto de personajes humanos, prácticamente se pasan el film corriendo y escapando. Shia LaBeouf tiene de nuevo el papel más importante, esta vez acompañado de un personaje nuevo que es el contrapunto gracioso y de nuevo con Megan Fox a su lado con un papel tan insípido como desaprovechado, parece que tan solo aparezca para lucir cuerpo y ojos, porque no aporta nada a la trama aparte de algún gag sexual. John Turturro vuelve a repetir papel, esta vez con algo más de protagonismo pero sigue siendo un personaje ridículo. Regresan también los soldados que ayudaron a los Autobots en la primera parte, esta vez formando equipo con ellos para liberar al planeta de los Decepticons y teniendo que hacerle frente a un gobierno estúpido que se quiere librar de ellos. No se si Michael Bay tiene algo en contra del gobierno de Obama sacando enviado del presidente tan cazurro y cerrado de miras para ponerse en contra de los buenazos e inteligentes del ejercito, pero ya está bien, ya cansa usar el recurso del gobierno testarudo que se pone en contra de los protagonistas, y más cuando se hace de forma tan descarada como aquí.

El film vuelve a destilar un humor bastante infantil a veces, la primera hora es desesperante con la cantidad de tonterías que llegan a pasar, menos mal que luego la cosa se pone algo más seria y entramos de lleno en la acción. Lo que nos lleva a una trama donde todo se centra en encontrar una especia de llave, una trama que se va resolviendo de la manera más simplona, llegue a sentir vergüenza ajena cuando descubren donde está la llave de manera fortuita. Parece mentira que los guionistas detrás del film sean Orci y Kurtzman, no se han roto mucho los sesos en esta ocasión.

Para variar, el film se salva, o no, por su endemoniado ritmo sin apenas descanso, una vez pasada su primera hora, eso si, que es de pena. Bay hace lo que más le gusta hacer, destrozarlo todo, explotar un montón de bombas, y hacer pelear a los robots moviendo la cámara a gran velocidad, y en demasiadas ocasiones girándola 360º de forma mareante. Al film le sobran minutos y le sobran gags, a mi gusto le sobran personajes, pero ya sabemos que a Bay le va la grandilocuencia.


8 comentarios

Deja un comentario
  1. Mauro Picotto
    Mauro Picotto 26 junio, 2009, 15:13

    El compañero graciosete, ese si que me resulta patético, el Turturro tiene momentos, pero como dices, la insistencia de Bay en darle protagonismo al ejército americano es uno de los muchos peros. Crear un robot como Devastator y darle ese uso, es triste, termina siendo un decepticon más incapaz de derrotar al ejército yankee. Los robots clónicos que meten para rellenar, la poca interacción entre robots, donde salvaría los geniales momentos entre Megatrón y Starscream… convertir a Jetfire en un abuelo sin juicio,… no se, los efectos son espectaculares, más que en la primera parte sin duda, pero creo que esta todo peor colocado. Me ha dejado frio… sólo me apetece volver a ver las escenas de pelea entre tranformers.

    Responde a este comentario
  2. dragón negro
    dragón negro 26 junio, 2009, 16:46

    Completamente de acuerdo…

    Responde a este comentario
  3. Fede
    Fede 26 junio, 2009, 20:44

    Estoy un poco confundido ahora mismo. No sé si me ha gustado o no, pero sí sé que la primera parte, en comparación con esta era un ejercicio de contención narrativa. Diría que aquí hay demasiado de todo, estoy ahora mismo saturado.

    Al contrario que Dragón Negro yo prefiero la primera mitad de película, porque es en la que se molestan en contarnos algo, algo no muy llamativo, pero algo. Ahora bien, en el momento en que los (ejem) personajes llegan a Oriente Medio, la película se abandona a la acción pura y dura, lo cual no estaría mal del todo si no fuera porque la acumulación de efectos, sonido, robots, transformaciones y explosiones te deja medio tonto… realmente da igual qué hacen allí, no se sabe en qué dirección van los protagonistas ni para qué, ni quien se pelea con quien. El espectáculo es magnífico sin duda, no estoy diciendo que cualquiera es capaz de levantar esto, y supongo que ahí va todo el crédito para Bay y su equipo, pero ha sido demasiado.

    Tal vez sea que me estoy haciendo viejo, pero esta vez no es que se hayan pasado de la raya, es que la raya no se ve desde hace varios kilómetros! Lo mejor, sin duda (aparte la diosa guerrera) fue la batalla en el bosque, un auténtico prodigio. Y desde luego ahora los que dijeron que en Transformers 1 no salían suficientes robots, espero que hayan quedado satisfechos ahora, que salen de todos los colores, tamaños y sabores. Mejor no nos detengamos en la trama (inexistente, aún más que en la primera), pero sí en su sentido del humor: no me importa que sea zafio si de verdad hace reir, pero es que NO funciona, señores: los padres de Sam no hacen gracia, Turturro no hace gracia (que sí tenía en la primera), el compañero de habitación no hace gracia, y ni hablemos de los robotitos gemelos, por Dios, que se los podrían haber metido allá. Detalles como que se llegue de Petra en Jordania a las pirámides de Egipto en 5 minutos, o que el conflicto amoroso entre Sam Y Mikaela es de un cursi que sonroja, no debería hacernos olvidar (no todo va a ser malo) los maravillosos diseños que exhibe el film. El extenso catálogo de morfología alienígena es abrumador, de todo tipo, y debería quedar bien documentado en algún sitio. Si a ello unimos magníficas secuencias como las del robot de 2 dimensiones que se infiltra en la base o la de Megatron desplazando un submarino fuera del agua, además de que Steve Jablonsky vuelve a cumplir en el apartado musical, vemos que Transformers 2 es una experiencia frustrante, un tira y afloja entre el trabajo de unos auténticos magos de la ilusión y el trabajo de unos incompetentes.

    En fin, sería justo pensar que, al menos, el próximo año el pobre Scott Farrar se llevará por fin el Oscar a los mejores efectos especiales, que tan injustamente le arrebató la insulsa La Brújula Dorada a Transformers 1. Pero no, mala suerte, se le adelantará Avatar.

    Responde a este comentario
  4. Dienekes
    Dienekes 27 junio, 2009, 11:16

    Y dale con meteros con La Brújula Dorada, pero si ese film es un ejercicio narrativo comparada con Transformers, jajaja

    Saludos

    Responde a este comentario
  5. sealtiel
    sealtiel 29 junio, 2009, 02:06

    pues stoy de acuerdo…primero c quejaron por qu no habian robots suficientes..y ahora por que son muchos………….yo voy a verla el domingo con mis amigos……………..spro no decepsionarme……luego les cuento todo con lujo de detalles………….e sperado sta pelicula por 2 años…….

    Responde a este comentario
  6. leonel
    leonel 1 julio, 2009, 19:50

    es la mejor pelicula tiene todos los efectos del mundo una peli mejor no hay

    Responde a este comentario
  7. Fede
    Fede 1 julio, 2009, 22:24

    Si la calidad se midiera por efectos especiales, sí, Transformers 2 sería una obra maestra. Pero como no, pues como que no lo es, y lejos está.

    La Brújula Dorada cometía un pecado capital: no tenía un gramo de fascinación, ni mucho menos alma. Transformers sí tenía alma, alma de chuloplayas, pero alma al fin y al cabo, no es celuloide muerto, como sí lo es, al menos en parte, esta segunda parte. Todavía no me puedo creer que haya hecho 418 millones mundiales en 6 días! Transformers 3 habemus! Ni me imagino qué saldrá en la tercera, nos darán ametralladoras y bazokas a los espectadores para que disparemos a una pantalla en 3D, es lo único que falta.

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com