Crítica: The Wrestler (El Luchador)

Después de la pomposidad y la complejidad de su anterior propuesta, un film totalmente incomprendido, Aronofsky se reinventa a si mismo con este sencillo y a la vez impecable film de un luchador en horas bajas que ve como es incapaz de cambiar su vida de rumbo y alejarse de lo que más ama, a pesar de que le vaya la vida en ello.

The Wrestler es toda una declaración de intenciones que nos vuelve a señalar que más vale vivir de pie que morir de rodillas. El gran logro del film es el de la creación de este antihéroe perfectamente interpretado por Mickey Rourke, quien ya empezó a despuntar con Sin City, y que aquí nos regala una de esas interpretaciones que son capaces de relanzar una carrera y que bien podría darle este domingo la preciada estatuilla. Cuesta imaginarse a otro actor en la piel de este luchador fracasado y golpeado por la vida, así como hay que acentuar también a una Marisa Tomei en el papel de una striper ya muy madura, una actriz que parece vivir un inmejorable relanzamiento profesional.

No nos engañemos, el guión es bien sencillo, un drama de un hombre que se va quedando sin salidas cuando todo a su alrededor se desmorona poco a poco, cuando llega un punto en que no le queda nada a que aferrarse salvo su única pasión, la lucha libre, que es precisamente lo que tiene prohibido. En este caso es el envoltorio lo que hace grande el film, ambientado en el decadente y pobre mundo de la lucha, los combates iniciales son realmente tremendos por su crudeza y brutalidad, así como sorprendente es la extraña camaradería entre sus luchadores, que a pesar de todo lo que sufren saben llevarse insólitamente bien.

Aronofsky se adapta a esta pequeña historia con una manera de rodar minimalista, lejos de artificios y efectos visuales, y Clint Mansell, el habitual colaborador en las bandas sonoras del director, vuelve a salirse con una música totalmente acorde a las imágenes y sin destacar mucho. Quizás los que hemos seguido de cerca su carrera nos pueda parecer un film demasiado sencillo para lo que cabria esperar de un director tan visionario como es Aronofsky, pero hay que reconocer que el éxito logrado con este film le abrirá muchas futuras puertas para hacer lo que le apetezca y sorprendernos de nuevo.


7 comentarios

Deja un comentario
  1. Dienekes
    Dienekes 21 febrero, 2009, 19:28

    Espero que sea la gran triunfadora en los oscar.

    Saludos

    Responde a este comentario
  2. Pater
    Pater 23 febrero, 2009, 11:52

    una pena que no se llevase el Oscar, porque menudo papelazo hace Rourke

    Responde a este comentario
  3. Dienekes
    Dienekes 23 febrero, 2009, 22:13

    Vaya pues al final no gano ningun oscar.
    Bueno al menos hacerte con el de “Heath Ledger”. De verdad que me alegro por el.

    Saludos

    Responde a este comentario
  4. Mr Littleton
    Mr Littleton 27 febrero, 2009, 10:52

    Soy fiel seguidor de Aronofsky y todas sus peliculas me parecen sublimes. The Fountain aunque incomprendida es toda una obra de arte visual. No me animo a ver The Wrestler por eso mismo, no creo que sea una pelicula en la linea de las anteriores y no se si estoy dispuesto a ver un drama solo porque lo firme él.

    Responde a este comentario
  5. mrRobinson
    mrRobinson 4 marzo, 2009, 13:19

    Rourke no es un antihéroe, es un héroe venido a menos. La gente nunca deja de admirarlo…

    Responde a este comentario
  6. Mauricio
    Mauricio 13 mayo, 2009, 06:58

    Me gustó la peli, de hecho es un drama estremecedor. Gran actuación de Miky Rourke, maestro!

    Responde a este comentario
  7. Jerichoholic
    Jerichoholic 2 julio, 2009, 20:28

    “ambientado en el decadente y pobre mundo de la lucha…” cabe señalar que falto agregar palabras..como “del circuito independiente”..
    como lo son ROH y CZW…además esta “Simple historia” esta hecha de forma perfecta…como futuro luchador y como actual fan de la lucha libre ademas de fan de Aronofsky y Rourke cabe destacar que las luchas fueronpuesta en escena sin errores..los spots iban de manera progresiva,lo que es esencial en una buena lucha,y hubo cero psicología al momento de vender las maniobras,tal y como es CZW principalmente junto a la leyenda del wrestling independiente “Necro Butcher” (el luchador con el cual se entierran corchetes,vidrios y demases…) en cuanto a la música es excepcional..la mayoría de los luchadores proyectan rudeza y buscar el tema indicado dentro del hard rock es una EXCELENTE idea..para que decir el tema de los créditos de springsteen,estremecedor hasta la última célula..una lástima que la academiano supiera premiar almenos el perfecto trabajo de rourke…

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com