Crítica: The Purge

Crítica: The Purge

The Purge nos presenta una sociedad idílica, una América donde tan solo hay un 1% de paro, el crimen está en sus niveles más bajos y apenas hay violencia, salvo una excepción, una noche al año que se llama The Purge en la que todo está permitido, no hay policía ni servicios de urgencia, son 12 horas en las que ningún crimen es castigado y que se celebra como una gran fiesta nacional americana año tras año en la nueva América renacida.

The Purge no deja de ser un film de invasión del hogar, pero cuya gracia reside precisamente en este contexto socio político que nos presenta y en como lo desarrolla. James Sandin es un hombre de éxito, ha conseguido triunfar vendiendo sofisticados sistemas de alarma que son utilizados una vez al año. Vive junto a su mujer y sus dos hijos en un bonito barrio residencial y se preparan para la nueva violenta noche de este año, encerrándose en casa a cal y a canto.

Lejos de presentarnos esta noche como algo impuesto o con lo cual sufrir, The Purge es una noche a celebrar por los americanos, que la apoyan y le dan gracias ya que el resto del año pueden vivir tranquilos. Es una noche para desfasarse y dar rienda suelta a todas las perversiones y crímenes que a uno se le puedan ocurrir, y así desfogarse el resto del año.

Cuando empieza la noche y la familia Sandin se encierra en su hogar, donde pueden observar el exterior a través de cámaras, el hijo menor ve a un hombre sangrando y pidiendo desesperadamente ayuda. Sin poder evitarlo, desconecta el sistema de seguridad y le deja entrar. Así empezará la pesadilla de los Sandin, cuando sus perseguidores amenazan con entrar y asesinar a toda la familia si no le entregan al hombre.

Lo mejor del film es sin duda su dura crítica social contra el americanismo más radical y su descerebrado patriotismo, como son capaces de apoyar y celebrar una fiesta tan salvaje sin tener tan solo un atisbo de compasión hacia el prójimo, sino más bien todo lo contrario, aprovechar para destruir, dañar y asesinar todo lo que se pueda ya que es lícito. Aquí es donde el film plantea la cuestión de donde ha quedado la humanidad y el respeto por los demás por mucho que se trate de una noche en la que todo está permitido.

Blomhouse Productions, esta vez aliada con la productora de Michael Bay Platinum Dunes, vuelve a dar en el clavo con un producto de terror bastante decente y que además dura poco, con lo cual no alargamos en exceso el drama de la casa. Cuenta además con un reparto de caras conocidas, al menos en su pareja protagonista, con un Ethan Hawke que cumple y con una Lena Headey que confirma que está más guapa que nunca y que el moreno le sienta mucho mejor que el rubio de Juego de Tronos.

critica3

 

 

the purge poster

 


Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

1 comentario

Deja un comentario
  1. KARCHEDON
    KARCHEDON 26 septiembre, 2013, 04:29

    Acabo de terminar de verla, y solo puedo decir que es una buena película. Aparentemente sencilla y que además no se hace pesada ni aburrida, quizás, por como bien dices, no se alarga innecesariamente y va directa al grano… tal y como sería en la realidad si esto llegara a pasar, porque no creo que para matar a alguien hay que dar tantas vueltas tontamente ni recrearse como se empeñan en mostrar otras películas del género.

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com