Crítica: The Pirates! Band of Misfits

Nueva película del estudio Aardman y una nueva alegría, ya que sus obras se alejan bastante de la animación digital a la que estamos más acostumbrados, con lo cual cada nuevo film es bien recibido por traernos algo diferente y sobre todo de calidad.

En plena época victoriana, los piratas campan a sus anchas por los mares. Nuestro particular personaje protagonista se hace llamar Capitán Pirata, y cuenta con una estrambótica tripulación. El Capitán Pirata sueña con ganar el premio al pirata del año, pero la dura competencia y sus nefastas actitudes para la piratería le han negado el premio una y otra vez. Sin embargo, se topará con un reconocible personaje que le abrirá nuevas puertas de cara a conseguir su ansiado premio, un camino que estará plagado de aventuras.

Se nota que Aardman ha vuelto a la stop motion tradicional con este nuevo film, mucho más orgánico y natural, con una técnica perfecta tanto en movimientos como en estático, detalles como el mar hasta unos minuciosos escenarios son una buena muestra de ello, al igual que el buen números de personajes que pululan por la película, con cameos incluidos de personajes famosos fácilmente reconocibles.

Pero donde tenemos una depurada técnica, hay que reconocer que la película resbala un poco en cuanto a su guión, quizás no tan redondo como se esperaba. Aardman siempre ha hecho gala de un humor absurdo y surrealista, un humor muy británico e incluso emparentado con los Monty Pathon, algo que Piratas también tiene, y en cantidad, pero que no siempre acaba funcionando tan bien. Su principal personaje, el Capitán Pirata, puede incluso llegar a ser algo cansino debido a su idiotez manifiesta y sus ansias de ganar el premio al pirata del año, que lo llevarán a hacer cualquier cosa por impensable que parezca.

Suerte que está rodeado por un buen puñado de secundarios que ha pesar de no tener muchos de ellos todo el protagonismo deseado, si que ayudan a que el desarrollo de la historia sea mucho más fluido.

Aardman también se ha caracterizado desde los tiempos de Wallace and Gromit por hacer unas escenas de acción imposibles y de lo más divertidas, un legado que Piratas también recoge pero sin la brillantez de las escenas de antaño.

A pesar de sus pequeños defectos, que no son más que eso, pequeños defectos por mucho que parezca lo contrario, el film es altamente disfrutable tanto para niños como para adultos que aun se precian de disfrutar del cine de animación inteligente y de calidad.


Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com