Crítica: The Brass Teapot

Crítica: The Brass Teapot

The Brass Teapot es un comedia romántica ligera pero con suficientes puntos de interés como para que le demos una oportunidad. El film ha sido dirigido por Ramaa Mosley adaptando su propio corto, y nos presenta una curiosa tetera de metal mágica capaz de generar dinero, pero eso será a cambio de dolor.

John y Alice son un joven matrimonio que no pasan precisamente por su mejor momento económico. John tiene un trabajo como vendedor por teléfono y Alice intenta desesperadamente encontrar trabajo tras haber acabado sus estudios pero sin suerte por el momento. Un buen día, tras un accidente de coche, Alice se siente atraída por una extraña tetera en una tienda de antigüedades. Una vez se hace con la tetera, descubre que esta es mágica y que produce dinero cada vez que se hace daño.

John no tiene claro lo de quedarse con la tetera, cree que les traerá problemas, pero al final sucumbe a la ambición de su mujer, y así empezarán a caer en una espiral de autodestrucción personal física y psíquica que los llevará hasta el límite de sus fuerzas.

Todo el tono del film es de comedia mezclado con algún momento más dramático y serio, una pizca de humor negro y de mala leche, no mucho tampoco, son los ingredientes de este film que como todo corto adaptado se acaba alargando en exceso. Su intención es mostrarnos como la ambición humana es capaz de destruir cualquier cosa que se ponga delante pero sin llegar realmente a aprovechar todas las circunstancias más macabras que podía dar de si el argumento, y es que de nuevo cabe recordar que se trata de una comedia sencilla sin muchas más pretensiones, lo cual tampoco tiene porque ser malo.

Lo mejor del film son sus dos actores protagonistas, de Juno Temple a estas alturas poco hay que decir, y aunque se trata de un papel más sencillo y no tan dramático como la hemos podido ver en otras ocasiones, resulta del todo convincente como mujer no muy espabilada que acaba devorada por la avaricia de querer cada vez más y más, que además aparece casi todo el rato en ropa interior y sabe estar de lo más sexy. Michael Angarano es su marido, quizás no sea tan conocido pero consigue convencer en la piel de un friki alocado que realmente tiene bastante más sentido común que su mujer.

Múltiples referencia frikis dentro del film a los comics, a la saga de El Señor de los Anillos y alguna más, una trama que aunque algo previsible está bien desarrollada y trabajada, así como la evolución de la tetera y como cada vez quiere más y más, pasando por distintas etapas, y como ya he comentado el buen hacer y el carisma de su pareja protagonista hacen del film un agradable visionado en un género en el que no me suelo prodigar mucho pero que tengo que reconocer que de vez en cuando no está de más meterse en el mundo de la comedia romántica si se trata de un producto que se aleja un poco de convencionalismos y que además es un ligero soplo de aire fresco.

critica3

 

 

The Brass Teapot poster


Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com