Crítica: The Box

Tras encumbrarse con Donnie Darko, que paso desapercibida en su estreno pero que se ha acabado convirtiendo en film de culto, Richard Kelly tenia la dificil tarea de mantenerse a la altura con su siguiente proyecto, la muy personal Southland Tales. Pero el film recibió unos tremendos palos en su pase por algunos festivales, un film de 3 horas de duración que fue tachado de pretencioso, y se vio obligado por el estudio a reducir su metraje en una hora para poder obtener algo más de presupuesto para acabar de pulir los efectos especiales. Después de más de un año de retraso, el film se estrenó con más pena que gloria, de hecho creo que ni siquiera llegó a hacerlo en nuestro país, y definitivamente, no llegará al estatus de culto de Donnie Darko.

Kelly tenía entonces la difícil papeleta de convencer de nuevo a crítica y público, si no quería verse de nuevo sumido en un sonado fracaso, con su nuevo proyecto, y ese era The Box. El film adaptaba un relato de Richard Matheson sobre una misteriosa caja con un botón que se le ofrece a una familia con las siguientes reglas, si pulsa el botón, recibirán un millón de dólares, pero también causarán la muerte de una persona desconocida, si no lo pulsan, no pasará nada.

Kelly ambienta el relato en los años 70, nos presenta a una familia que vive por encima de sus posibilidades, ella es maestra, él trabaja en la Nasa, y tienen un hijo. Se nos muestra el debate moral sobre pulsar el botón o no hacerlo, y las consecuencias que tendrá esta decisión en un impecable principio muy bien desarrollado.

Poco a poco el matrimonio se irá viendo envuelto en una oscura trama con tintes de ciencia ficción donde volvemos a encontrarnos con el Kelly más surrealista y complejo, y que recupera muchas de las claves de su cine ya mostradas en Donnie Darko como el libre albedrio, el destino, el tiempo, las substancias acuosas, y el sacrificio. Es un gran acierto que el film discurra en todo momento explicándonos lo justo para que nos formemos una idea global de lo que sucede, sin tratar al espectador como a un tonto dando mascada toda la información, aunque, todo hay que decirlo, es mucho más fácil sacar conclusiones aquí que en su ópera prima.

Los actores hacen un buen trabajo, sobre todo una Cameron Diaz que llega a transmitir esa sensación de fragilidad de su personaje debido a una malformación física y Frank Langella, que con media cara quemada, que aunque podría haberse mejorado y parecer más realista, llena la pantalla cada vez que aparece y te deja esa sensación de intranquilidad y recelo hacia su personaje.

Esta claro, una vez más, que tampoco va a ser un nuevo Donnie Darko en su carrera, pero si es un paso adelante para un director que ha sabido llevar una historia más accesible y atrayente para un mayor público sin llegar a perder su toque personal y sus inquietudes, ofreciéndonos un thriller mucho más complejo de lo parecía a priori.


2 comentarios

Deja un comentario
  1. Pliskeen
    Pliskeen 12 noviembre, 2009, 21:41

    No han parado de darle palos a la película, y por eso he decidido arriesgarme a verla… en dvd. Prefiero guardar los euros para proyectos algo más fiables.

    No espero que sea como Donnie Darko (algo imposible), pero si no es una tomadura de pelo y entretiene, me daré por satisfecho. Además, eso de que Cameron Diaz haga un buen trabajo tengo que verlo con mis propios ojos (sólo me gustó en La Máscara, su debut a lo grande)

    Saludos 😉

    Responde a este comentario
  2. davidgore
    davidgore 13 noviembre, 2009, 23:45

    Madre mia, pues yo he leído cosas muy malas sobre esta película. No se, aún está en cartelera, pero estoy por dejarla para el dvd.

    Lo de Donnie Darko empieza a ser un don caído del algún lado.

    Saludos

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com