Crítica: Tekken

De entrada debo decir, que aunque si que he jugado alguna vez al Tekken, hace tanto tiempo que ya ni me acuerdo, así que no puedo opinar sobre parecidos entre el film y el videojuego tales como personajes y movimientos en las escenas de lucha.

Pero si que puedo opinar sobre el film como película de acción y de torneo de artes marciales que debo decir que me espera a priori algo mucho peor. Tekken nos lleva hasta un futuro no muy lejano donde las corporaciones han derrocado a los gobiernos y controlan el mundo. Entre ellas organizan un torneo de lucha para decidir quien es la mejor, y hay un luchador que es el elegido del pueblo, y aquí es donde entra nuestro protagonista.

Jin es un pobre diablo que sobrevive transportando entre el peligroso territorio mercancías, comprobamos de entrada que es un luchador hábil y ágil, y que vive a gusto con su forma de mantenerse y no quiere saber nada sobre las poderosas corporaciones y los grupos de rebelión clandestina. Pero cuando un grupo de soldados destruye la casa donde vive con su madre y esta muere, decidirá vengarse y apuntarse al torneo con la idea de matar al líder de la corporación Tekken.

El resto ya deberíais saberlo, combate tras combate, y nuestro protagonista como pieza clave en medio de una conspiración para hacerse con el control de Tekken. Pero a pesar de lo predecible y manido que pueda resultar su argumente, el film tiene un buen ritmo y los combates son lo suficientemente interesantes para ir aguantando el tipo.

Tekken no inventa nada nuevo, juega con las reglas de este tipo de films y no se complica mucho la vida, aunque quizás se precipita un poco en su parte final, donde los combates van siendo cada vez más cortos, cosa que empequeñece un poco la épica final, al verse apresurada y algo deslucida.

Me ha sorprendido un detalle, el apartado romántico del film que si que hay que destacar. Al principio nos muestra a nuestro protagonista con una chica del lugar teniendo una aventura, pero al entrar al torneo, no duda ni un momento en tirarle la caña y liarse con una de las participantes, con la que mantiene otra aventura. Lo raro del caso es que  mientras se televisa el torneo por pantallas gigantes en las calles y el protagonista se enrolla con la luchadora, nos van mostrando en momentos claves de la batallas la cara de la sufridora “novia” que espera fuera. Vamos, que el film pasa de historia romántica totalmente y parece tan solo apuntar lo macho que es el protagonista que tiene a dos tías en el bote. Uno está esperando a que acabe la cosa y ver con quien de las dos se queda, o si se queda con las dos.

Enlaces relacionados: Tráiler de Tekken


Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com