Crítica: Spider-Man: Homecoming

Crítica: Spider-Man: Homecoming

Vuelve Spider-Man a la Casa de las Ideas, vuelve a Marvel tras su esplendorosa presentación en Civil War y desde luego es lo mejor que le podía haber pasado al trepamuros tras la trilogía de Sam Raimi y el reboot de Marc Webb, ya no porque la calidad de las películas pueda ser mejor o peor, aquí cada uno tendrá su gusto personal, son tres Spider-Man muy distintos, sino por el hecho de poder compartir de una vez pantalla y universo con el resto de sus compañeros superhéroes de la compañía, lo cual si que es nuevo y no habíamos podido ver hasta ahora, y es lo que hace a este Spider-Man tener algo especial que los otros no podían tener.

Lo primero que encontramos es la presentación del villano, que enlaza perfectamente con el universo cinematográfico, hay que reconocerles que esta versión del Buitre está muy bien buscada, o al menos su origen y motivaciones, luego ya su definición como personaje ya me parece algo más cuestionable, pero de eso hablaré más abajo. Continuamos con un punto de vista diferente de la Civil War y con la vida de Parker justo después de lo sucedido, como intenta abrirse camino como superhéroe sin tener demasiada experiencia y como Stark va manteniendo un ojo pegado en él.

Nos encontramos en Homecoming con un Spider-Man muy joven y muy inexperto, muy inseguro de si mismo ya no solo cuando es Peter Parker sino cuando se pone la máscara, cometiendo errores una y otra vez, pero siempre buscando hacer lo correcto y ser útil, esperando con ansia la llamada de Los Vengadores de nuevo. La película se toma su tiempo para presentarnos a ese Peter Paker torpe y patoso, que no para de intentar ayudar y todo le sale mal, lo que hace que la evolución del personaje hacía el superhéroe de referencia que debería ser no llega nunca. Esto hace, una vez más, que uno vaya la cine y tenga la sensación que ha visto un piloto de una serie muy caro y espectacular, pero un piloto en definitiva más que una película como tal.

Marvel no arriesga, y con un equipo de guionistas bastante extenso, logra realizar un film de impecable factura y correcta dirección, un film entretenidismo de principio a fin, pero también un film al que le falta personalidad y le falta alma, que tira en exceso de comedia y que apenas tiene drama o épica, todo parece un chiste o una parodia en Homecoming. Hay una escena en la que el Vuitre mata a uno de sus trabajadores y parece que todos se lo toman a broma, como si fuera algo divertido. Es algo que falla en el pesonaje de Keaton, que en un momento lo ves como un villano serio que se ha tenido que buscar un camino a la fuerza como es un loco que va matando al que se le pone delante, lo que decía al principio, el buen trabajo de Keaton acaba ligeramente empañado por un par de escenas tontas que no están bien resultas por abusar de la comedia.

Encuentro a faltar el sentido arácnido, aunque hubiera sido una pequeña mención, encuentro a faltar al Lanza Redes balanceándose entre los rascacielos, parece que la película insista en evitarlos todo el rato, prácticamente todo son escenarios abiertos o entre casas unifamiliares, encuentro a faltar a un Spider-Man más seguro de sí mismo y de sus poderes, uno que no parezca una caricatura en algunos momentos, encuentro a faltar un poco de seriedad, de que me importe lo que pasa y no acabe siendo todo un acumulo de gags y un Spider-Man que en más de una ocasión roza el ridículo (la escena del interrogatorio es bastante absurda), por mucho que el personaje esté aprendiendo y sea un chaval joven, pero sobre todo encuentro a faltar el sentido de responsabilidad de personaje y su célebre frase, vale que no hacía falta contar el origen ni la muerte del tío Ben otra vez, pero no hubiera estado de más una pequeña mención, creo que es parte indisoluble del personaje.

Ojo, que he disfrutado mucho de la película, me lo he pasado en grande y me he reído, a pesar de que volvamos de nuevo a los tópicos de películas de instituto, el amigo friki que entiende de informática y electrónica, todo superhéroe tiene uno, la chica inalcanzable del que está enamorado, las fiestas de fin de curso, etc, etc. Veremos como evoluciona el personaje después de Thanos y que nos espera en su secuela de cara a 2019, porque yo ya no sé si a estas alturas me sigue interesando un Spider-Man tan caricaturesco, tan tecnológico y en definitiva tan joven e inexperto. Será que ya me voy haciendo mayor y me gustaría quizás más ver una versión más adulta y madura del personaje como la de los comics de los últimos años, en vez de tan ultímate.

Puntuación
14out of 5

3.5

3.5 out of 5
Merece la pena

Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com