Crítica: Side Effects

Crítica: Side Effects

Con la buena racha de films que llevaba Soderbergh últimamente con Contagio e Indomable, ha tenido que llegar este Efectos Secundarios para chafarla, y eso que la cosa pintaba bien, y empieza muy bien, pero inexplicablemente el director se pierde a medio camino y acaba forzando un film que poco tiene que ver con lo que nos prometía y se esperaba de él.

Emily es una joven cuyo marido ha ido a parar a la cárcel y ha visto como su buena vida se ha visto mermada. Ahora que sale de la cárcel, Martin espera volver a conseguir el nivel de vida de antes gracias a sus contactos, pero ella no acaba de sentirse bien. Acude al psicólogo que le receta unas nuevas pastillas contra la depresión, pero los efectos secundarios de estas acaban trastocando su vida y poniéndola patas arribas.

Hasta aquí bien, Soderbergh construye un drama sobre los medicamentos y las consecuencias de usarlos a la ligera haciendo una crítica a las grandes empresas farmacéuticas y sus procedimientos a la hora de probar medicamentos nuevos. Incluso cuando el caso llega a los tribunales se nos ofrece una peculiar visión sobre si la culpa recae sobre el paciente o sobre el médico que ha recetado el medicamento.

Pero inexplicablemente, Soderbergh sucumbe a una trama de thriller chusquero en un giro radical que hace que todo lo construido hasta el momento se desmorone cual castillo de naipes cargándose todo lo interesante que poseía el film y desembocando en una poco creíble conspiración que envuelve a todos los implicados en el caso, en donde todos juegan entre ellos a ver quién es el más listo y quien acaba cargando con el pato.

Rooney Mara destaca por encima del reparto en su papel de sufridora, fragil y triste esposa victima de un medicamento, un papel totalmente opuesto, tanto física como emocional, al de la dura Lisbeth Salander de Los Hombres que no Amaban a las Mujeres donde la descubrimos. Jude Law también consigue hacernos creíble su papel de médico metido en un embrollo incapaz de prever, viéndose tan victima como la paciente en el caso. Claro, todo esto hasta el citado giro que da al traste con todo, hasta con los personajes y sus historias.

Side Effects podría haber sido mucho más de lo que finalmente nos ofrece y es un intento desperdiciado de hacer un film de crítica que acaba convertido en algo más parecido a un telefilm de sobremesa que en otra cosa.

se deja ver

 

 

poster side effects


Etiquetas en este artículo:
Se deja ver

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com