Crítica: The Quiet Ones

Crítica: The Quiet Ones

The Quiet Ones era una de esas cintas de terror de este año que se las prometía mucho, posesiones, ambientada en los años 70 que le daba ese toque retro y basado en hechos reales que siempre queda muy bien en un film de estas características, y todo además con el sello de esta renovada Hammer, que poco tiene que ver con al antigua pero que tiene su gracia y con su primer film La Mujer de Negro no lo hicieron tan mal, pero lamentablemente todo se queda en un quiero y no puedo debido a un guión que es incapaz de mantener nuestra atención durante todo el metraje.

Todo empieza cuando un carismático profesor, muy científico él, quiere ayudar a curarse a una joven mentalmente perturbada, pero sus métodos poco ortodoxos hacen que la universidad retire los fondos de su investigación. Junto a un grupo de alumnos suyos decide continuar por su cuenta con los experimentos en una vieja casa, pero la cosa no tardará en irse de las manos.

Cuando realizas un film en espacios cerrados tienes que tener claro que el guión tiene que ser muy bueno para que el ritmo no decaiga y para no perder el interés del público. The Quiet Ones no lo consigue, y va tirando de tópicos entre experimento y experimento, mientras va desarrollando la relación entre los personajes que en ningún caso acaba llevando a nada. El cámara se enamora/siente lástima por la joven a la que pretenden curar, mientras que la otra pareja retoza a la vez que ella le tira los trastos al profesor, que le gusta sentirse el centro de atención a la chica. A todo esto, el profesor enrollado da muestras de que lo único que le mueve es el puro egoísmo y deja salir su mal genio cuando las cosas no salen como a él le gustaría.

Todo esto puede estar bien si se cuenta de una manera correcta, pero el film no parece encontrar su lugar, no hay escenas de mucho terror, al menos prácticamente en la primera hora, y el desarrollo de personajes no parece avanzar hacia ninguna parte. Por otro lado, tampoco ayuda mucho el hecho de que para parecer más real lo que cuentan se vayan turnando las escenas de rodaje normal con las de found footage, que representa es lo que graban en ese momento.

Al final se va animando un poco más cuando se dan cuenta de que igual no tiene una explicación tan científica como se pensaban, y es que después de ciertos sucesos que sigan insistiendo en esa línea no tiene ni pies ni cabeza, pero claro, hay el debate entre ciencia y sobrenatural que tiene que copar minutos que si no esto se acaba pronto.

The Quiet Ones como película de terror no acaba por aportar nada nuevo, pero nos valdría si consiguiera crear una buena atmósfera o una tensión creciente, cosa que no hace, por otro lado, la relación entre los personajes no aporta nada, es plana y sin sorpresas y ni siquiera la resolución y explicación final, que no está mal, consigue ya a esas alturas levantar un film que se queda en una más de terror del montón.

se deja ver

 

 

the quiet ones poster

 


Etiquetas en este artículo:
Se deja ver

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com