Crítica: Prince of Persia, Las Arenas del Tiempo

El cine comercial de hoy día sigue dando muestras de ser incapaz de salir de un pozo de mediocridad en el que lleva años sumido, no es capaz de ofrecer ni un atisbo de originalidad ni de personalidad, el único afán de una superproducción es la de estar llena de efectos especiales en deterioro de una historia con cuerpo y emoción. A lo más que puede aspirar un film de estas características es a ser lo suficientemente entretenido para que nos haga olvidar sus carencias, algo que en parte consigue este Prince of Persia.

El film nos presenta al príncipe Dastan, un huérfano adoptado por el rey que se acabará convirtiendo en el salvador del reino persa cuando se vea metido en medio de un complot para hacerse con el trono. Prince of Persia es un intento de recuperar el cine de aventuras basado en las diferentes mitologías, como ya lo fue la reciente Furia de Titanes, a la cual consigue pasarle la mano por la cara, aunque sin mucho atrevimiento, todo sea dicho.

Prince of Persia consigue a base de escenas de acción y persecuciones  en plan parkour tener un ritmo trepidante y sin apenas descanso, ofreciendo lo mismo que ofrecen todas las superproducciones, un espectáculo visual frenético para intentar cubrir unos guiones bastante simplones y unos diálogos sin chispa, que es precisamente lo que tiene el film.

Y es que las escenas de persecuciones están bien, pero rodadas de otra manera hubieran sido mucho más espectaculares en vez de tanto plano corto, el guión no se complica mucho la vida, solo hace falta madurar un poco el plan del villano para ver que es bastante ridículo, y a los diálogos tirantes entre el príncipe Dastan y la princesa están faltos de ingenio y de gracia la mayoría de las veces.

Por suerte tenemos a unos secundarios de lujo como Alfred Molina y Ben Kingsley que dotan de algo de personalidad los mediocres papeles que tienen. A Jake Gyllenhaal le faltan tablas como héroe de acción y Gemma Arterton al menos tiene un papel con algo más de empaque que en Furia de Titanes, lo cual le da la oportunidad de lucirse un poco más pero sin destacar mucho tampoco.

Finalmente, Prince of Persia consigue el logro de ser meramente entretenida sin más, que en los tiempos que corren ya es algo bastante considerable, y deja claro una vez más que este tipo de cine no puede aspirar a mucho más. Estoy seguro que tendremos secuela y que este tipo de films de aventuras serán explotados con mayor o menor fortuna en breve, pero basta solo echar la vista un poco atrás para encontrarse con una maravilla de film llamado The Fall, que si en una grandiosa película de aventuras en la línea que nos ocupa y rezar para que Tarsem Singh vuelva a repetir este buen saber hacer con su nuevo film de la mitología griega.


7 comentarios

Deja un comentario
  1. Dienekes
    Dienekes 25 mayo, 2010, 20:42

    Coñe pues me vas a perdonar pero no he visto The Fall.
    Si la pones tan bien habra que hacerse con ella.

    Responde a este comentario
  2. Pliskeen
    Pliskeen 25 mayo, 2010, 21:12

    Veo que en linea sgenerales coincidimos. Viniendo de un videojuego realmente no podía aspriar a más, aunque considero que el cine comercial de vez en cuando si da más calidad de la que se espera de él, y a veces hasta se esfuerzan ene lg uión. Lamentablemente, ocurre muy de vez en cuando.
    Saludos 😉

    P.D.: A mi no me gustó nada The Fall. Claro que viniendo del director de La Celda, un crack en lo visual y un desastre en lo narrativo (además de un pretencioso de mucho cuidado), no podía esperar otra cosa.

    Responde a este comentario
  3. Paco
    Paco 25 mayo, 2010, 21:55

    El cine comercial de hoy día ciertamente está bastante mal. Yo siempre pongo de ejemplo la última de Indiana Jones, pues comparar las Indiana Jones de los 80 con la cuarta parte ejemplifica bien la evolución del cine comercial.

    Yo pensaba que al menos Prince of Persia sería una cierta evolución para las adaptaciones de videojuegos. Aunque si es mejor que el remake de Furia de titanes, tan tan tan mal no estará, pero ya me imagino cómo será, seguramente muy del estilo de las de Piratas del Caribe, con las que la comparan mucho.

    Responde a este comentario
  4. Sergi
    Sergi 25 mayo, 2010, 23:07

    Coincido en ambas opiniones, pegote el pavo este de Persia y genialidad The Fall, una película de aventuras, precionsa y llena de emociones

    Responde a este comentario
  5. Fede
    Fede 26 mayo, 2010, 02:54

    Ciertamente The Fall es una de esas joyas que necesitan de una recuperación inmediata, pero cuidado, tampoco digamos que es perfecta, porque entre otras cosas le falla el ritmo algunas veces. Su apartado visual, eso sí, y viniendo de su director, es imaginativo y deslumbrante.
    Entiendo que la compares con Prince of Persia: ambas son aventuras mágicas de resonancias arábigas PERO está bien claro que la intención y visión de sus respectivos creadores es diametralmente opuesta. The Fall tiene una vocación más alternativa, espiritual, contemplativa, contrapone realidad y madurez contra fantasía e infancia, es ambiciosa en su propósito de provocar un estado mental.
    Prince of Persia es un blockbuster. Punto. Y eso conlleva una serie de elementos: la intención es entretener y lo consigue. Yo la vi con mi hijo y no nos arrepentimos. Disfrutable si te dejas de exquisiteces que aquí nunca vas a encontrar. Disfutable, para nada memorable, podría ser mejor pero sus aciertos compensan sus carencias. Si vas con las expectativas correctas, la disfrutarás en pantalla grande.
    Por cierto, me sorprende que nadie haya comentado por ningún lado el mensaje político que tiene, tan sutil como una patada en aquel lugar, a saber: un ejercito irrumpe en una ciudad con la excusa de que ahí se fabrican y venden armas que eventualmente podrían ser usadas contra ellos. Cuando llegan, nada de nada, y al parecer han sido engañados por su mandatario porque en realidad el objetivo es otro, la famosa daga que otorga un gran poder. Cambiame el "cuchillito" por petroleo, y ya te puedes imaginar el cuadro. Sólo me he dado cuenta yo o estoy paranoico? Lo digo porque recapitulan esta historia varias veces en la película, así como para que nos quede claro. Por supuesto, ahora es muy fácil ponerse en plan progre ofendido, ya en plena era Obama, pero nadie tuvo lo necesario para decir todo esto en una superproducción hace 2 años…

    Responde a este comentario
  6. dragón negro
    dragón negro 26 mayo, 2010, 09:39

    Curioso apunte Fede, la verdad es que en el cine me vino a la mente la misma sensación que cuentas sobre la invasión de la ciudad.

    Lo de The Fall era por poner un ejemplo de cine de aventuras con mucha personalidad, algo que el cine comercial de hoy día ha perdido completamente, por mucha The Dark Knight o 300 que suele aparecer de vez en cuando, las cosas siguen sin cambiar y el cine comercial no está para romperse los cascos.

    Responde a este comentario
  7. Fede
    Fede 26 mayo, 2010, 14:05

    No, si no voy a ser yo el que te contradiga en eso: el año pasado estuvo bien, pudimos juntar títulos como Avatar, Distrito 9, Watchmen, Coraline, Star Trek, Up y alguno más. El año que viene tambien apunta maneras, aunque ya nadie puede garantizar nada.
     
    Pero este año? Esta siendo uno de los peores! Para mí sólo Sherlock Holmes, Cómo Entrenar a tu Dragon y Percy Jackson (que a mí me pareció simpática, dentro de todo) son reseñables. El resto se debate entre decepciones, disgustos y bodrios sin paliativos. Lo que llevamos de verano ha sido mediocre, y por lo que veo, ni Predators, ni Shrek 4, ni El Equipo A, ni The Last Airbender, ni El Aprendiz de Brujo darán más que un rato entretenido a lo sumo, por eso me conformo con la llana corrección de este Prince of Persia. Mis únicas esperanzas residen en Inception, Toy Story 3, Kick Ass y Tron Legacy a finales de año. Aparte de esto no se vislumbra ninguna sorpresa que pueda levantar el cotarro.

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com