Crítica: Pionér

Crítica: Pionér

Pionér, cuyo título en inglés es Pioneer, es un film que como bien dice su título nos habla de unos pioneros, de los primeros hombres en bajar a 500 metros de profundidad bajo la superficie del mar. Todo ello debido a que en los años 80 se encontró petroleo y gas cerca de Noruega, y el primero que construyera una tubería por debajo del mar capaz de transportar este material seria el que se llevaría grandes cantidades de dinero. Para ello están colaborando noruegos y estadounidenses, pero esta aventura no está exenta de peligros, traiciones, y de secretos ocultos.

Petter es uno de los buzos profesionales que están en el programa, junto a su hermano. Todo parece irles bien, ganan dinero de sobras y les gusta su trabajo, pero un lamentable accidente le cuesta la vida al hermano de Petter. En un principio todo parece apuntar a un accidente laboral en el que no hay un culpable claro. Pero a Petter todo esto no le conforma, el quiere llegar al fondo de la cuestión, y moverá cielo y tierra para dar con la explicación de lo que ha sucedido, aunque lo que acabe encontrando le supere y ponga su propia vida en juego.

Pionér es más un thriller que una película de buzos, ya que tras la escena inicial del accidente, ya prácticamente no nos adentramos más bajo el agua. Lo que encontraremos es la lucha de un hombre contra todo por descubrir la verdad cuando todo apunta a un terrible accidente. Su tozudez le hará crearse enemigos, enfrentarse al equipo norteamericano e incluso a su propio gobierno, hasta su cuñada quiere pasar página mientras él insiste en buscar culpables donde no parece haberlos.

Basado en hechos reales, el film nos cuenta la verdadera situación vivida en su momento y como finalmente se descubrió un pastel de conspiraciones y de peligrosos secretos que viene a demostrar como para algunas personas nada importa con tal de hacer dinero, aunque sea a costa de la vida de otros. A modo de cine protesta, el film explica los hechos en formato thriller que funciona a la perfección.

Erik Skjoldbjærg, director de Insomnia, de la que más tarde Nolan haría un remake, vuelve a demostrar su pericia para la intriga, construyendo un relato que va creciendo en intensidad y en interés por averiguar que es lo que va a encontrar Petter finalmente cuando a simple vista no hay causa aparente del accidente. Para darle más vericidad al relato, el director se usa de filtros ocres que le dan a los fotogramas un claro aspecto de añejo, lo que sumado a su buena ambientación se consigue recrear de manera fiel la época.

Se había anunciado que el film tenia un casting mitad americano y mitad noruego, pero la verdad es que todo el peso del film cae en Aksel Hennie, que tras protagonizar Headhunters va camino a convertirse en uno de los actores de referencia europeos firmando de nuevo una brillante actuación en la que además está prácticamente irreconocible con esa calva y ese bigote, y con su inseparable chupa forrada de borrego. Las participaciones de Wes Bentley y de Stephen Land son lo más destacado de la parte americana, pero su participación es bastante secundaria.

Pionér es recomendable por partida doble, primero como thriller para los amantes de los historias de un solo hombre contra el mundo, y segundo para conocer una parte oscura de la historia reciente de Europa llena de corrupción y de conspiraciones, vamos el pan nuestro de cada día en la actualidad, pero como vemos, no es nada nuevo sino que en los 80 ya existian casos como los de ahora o peores.

no te arrepentirás

 

 

pioneer poster

 


Etiquetas en este artículo:
No te arrepentirás

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com