Crítica: Personal Shopper

Crítica: Personal Shopper

Maureen y Lewis son dos hermanos mellizos que se hacen una promesa, el que muera primero deberá contactar desde el otro mundo con el otro. No es una promesa a la ligera, ya que ambos son médiums y son capaces de percibir espíritus. Tres meses después de la muerte de Lewis por una afectación cardiaca, Maureen sigue esperando en Paris una señal de su hermano con un trabajo que no le llena y con su novio en la otra punta del mundo.

Maureen es personal shopper, trabaja para una reputada modelo y se pasa el día buscándole vestidos, zapatos y complementes por las tiendas más chic de Paris. Suele quedar con la novia de su hermano y pasa alguna noche en un antiguo caserón para ver si tiene algún espíritu a la vez que espera con ansias una señal de su hermano que parece no llegar nunca de manera clara.

Olivier Assayas nos propone una curiosa mezcla de drama con elementos sobrenaturales y pinceladas de terror, todo aderezado con una trama de suspense, de acoso y de seducción a través de los ojos de su protagonista, una Kristen Stewart que borda un papel muy complicado y difícil. Todos podríamos imaginarnos una personal shopper muy pija y presuntuosa, pero Assayas construye un personaje totalmente contrario, una chica que es poca cosa y que no suele vestir muy bien, de hecho parece en varias ocasiones que ni siquiera se peina, y a la que además parece que el mundo de la moda y la estética parece importarle más bien poco, parece estar mucho más interesada por el mundo espiritual.

Con un realismo admirable, sin apenas banda sonora, Assayas combina todos estos géneros sin complejos y el resultado no podía ser mejor, con una visión distinta a cada uno de ellos, que no solo no se estorban entre sí, sino que se complementan y se nutren mutuamente configurando un relato lleno de matices y de diálogos intensos que encima nos regala uno de esos finales a los que hay que darles un par de vueltas y que supongo que cada uno podrá interpretar a su manera.

Personal Shopper es sin duda una película diferente pero a la que no le cuesta mucho mantenerte atrapado a pesar de que no será plato para todos los gustos. Assayas maneja los recursos a su alcance de manera sobria y efectiva, con sensibilidad y sabiendo crear tensión cuando hace falta, la escena de los mensajes al móvil en el tren es un claro ejemplo de cómo con poca cosa se puede crear un suspenso y una tensión que ya quisieran muchas películas de acción de hoy día.

personal shopper poster 3

Puntuación
16out of 5

4

4 out of 5
No te arrepentirás

Etiquetas en este artículo:
No te arrepentirás

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com