Crítica: La Hora Más Oscura

Chris Gorak debutó con la estimable Right at Your Door, un film con tintes de apocalipsis donde se centraba en la particular odisea de un hombre encerrado en casa tras un ataque con bombas a la espera de su mujer. Es por eso que no se entiende como Gorak ha podido filmar una soberana tontería simplona como esta La Hora más Oscura que no tiene ningún tipo de continuidad con respecto a su ópera prima.

La Hora más Oscura nos presenta a un par de jóvenes que se desplazan hasta Moscú para presentar un proyecto de software y que se encuentran atrapados en la ciudad en medio de una invasión extraterrestre junto a una pareja de amigas americanas que acaban de conocer en un bar. El film sigue a la estela de películas como Skyline o Battle Los Angeles, aunque me atrevería a decir que un escalafón por debajo que estas, o sea, muy, muy lejos de esa autentico regalazo que es Attack the Block.

La Hora más Oscura apostaba como novedad y aliciente tener unos extraterrestres que son una especie de bolas de energía, pero se muestra incapaz de llegar a profundizar en el tema lo suficiente como para complacernos mínimamente, y todo se queda explicado de manera superficial cuando podría haber dado mucho más juego. Con lo que lo único que nos queda es una película con más poca gracia que otra cosa e incapaz de huir de los tópicos esquemas de protagonistas corriendo de un lado para otro mientras huyen de estos seres.

Ni siquiera hay para deleitarnos la vista sorprendentes efectos especiales más allá de destellos de luz y las muertes que ya hemos visto repetidamente en los tráilers, y como digo, la resolución del verdadero aspecto de los alienígenas es tan decepcionante como pobre y cutre a la hora de efectos visuales.

La hora más Oscura es una autentica tomadura de pelo que insulta directamente a la inteligencia del espectador. SPOILER lo que nos lleva a la escena final cuando todos caen al rio y aparecen en el submarino excepto la chica que resulta se ha perdido y aparece en la otra punta es el giro de guión más patético que he visto en mucho tiempo FIN SPOILER. No hay nada de original en la película y resulta tan solo un desafortunado vehículo de entretenimiento más digno de una telemovie del SyFy Channel que de una película en la que gastarse el dinero en un cine, menos mal que no se ocurrió ir a verla en 3D.


8 comentarios

Deja un comentario
  1. Pliskeen
    Pliskeen 17 enero, 2012, 01:04

    Pésima. Lo que señalas en el spoiler es una de tantas chuminadas de las que hace gala "joya".
    En mi caso, la ventaja fue que la ví acompañado y nos echamos unas buenas risas a costa de ella. Bueno, y que al ser un pase de prensa, no tiré ni un euro a la basura xD
    Saludos 😉

    Responde a este comentario
  2. Qumul,Adri.
    Qumul,Adri. 17 enero, 2012, 13:14

    Se veia venir

    Responde a este comentario
  3. KARCHEDON
    KARCHEDON 17 enero, 2012, 20:04

    Este fin de semana no había nada en el cine que me llamara la atención, y menos aún "esto", que creo que cualquier persona medianamente aficionada al cine, olería el tufillo a kilómetros.
     

    Responde a este comentario
  4. dragón negro
    dragón negro 17 enero, 2012, 21:57

    Pues mira que esperaba algo más de Gorak, la verdad, no una cosa del otro mundo, pero no esta tomadura de pelo.

    Responde a este comentario
  5. Fede
    Fede 18 enero, 2012, 02:03

    Para mí esta película es decepcionante a varios niveles. Principalmente yo la critico más por lo que no es que por lo que es en sí. Yo siempre digo que si algo es basura, que lo sea al 100% y listo, por que lo más doloroso es ver como algo con potencial es desperdiciado sin posibilidad de revisión.
     
    Veamos: esta película no comienza mal, de hecho la primera mitad es más o menos visible. Tras mostrarnos a los protagonistas (sabes muy bien quien va a morir) la trama deriva en el ya conocido horror survival con coartada scifi, con ecos a Resident Evil o a Metro 2033 (la referencia al mundo de los videojuegos, con el prota jugando a Dead Space, es notoria). La amenaza queda bien expuesta, pero ya nos enfrentamos al primer problema del film: el recurso de la amenaza invisible, que podría haber dado mucho juego, en ningún momento crea la tensión necesaria. Se agradece el cambio de escenario (Moscú en este caso) y que los aliens no sean los monstruitos que ya vimos en otras ocasiones, pero desde luego no es suficiente.
     
    Pero es en la segunda mitad donde entramos en graves problemas: los personajes empiezan a tomar decisiones ridículas, entran en escena otros que rozan el esperpento y que te impiden tomar en serio lo que sucede. Como si de una cinta de Michael Bay se tratara, varias personas deciden de buenas a primeras jugarse la vida sólo por salvar a una persona, militares rusos, capitán de submarino… da igual, nadie tiene autoridad, actuan según indica el prota, que no es más que un friki informático con algo de cara dura. Y el cutre inserto "tranqulizador" antes de los créditos finales es sonrojante, como diciendo al espectador: "eh chicos, si tenemos éxito habrá secuela, y si no, pues ya sabeis como se solucionó todo, ala, a casita y gracias por vuestra pasta".
    Hay algunas tomas apocalípticas de Moscú francamente espectaculares, las desintegraciones también muy bien (las hemos visto todas en los avances) pero… cuando por fin logramos atisbar el aspecto real de los extraterrestres, ya llega el palo final. Como aficionado que soy a a la ciencia ficción, este es un aspecto que siempre me atrae, el de la morfología alienígena, y puedo decir que estos aliens parecen diseñados por un crio de 6 años, y animados con la tecnología de un Atari. Además, para unir insulto a injuria, el responsable de los efectos visuales de la cinta es nada menos que Stephen Fangmeier, a quien debemos epopeyas históricas de los efectos especiales tales como Terminator 2, Twister o la mismísima Parque Jurásico. Vale que aquí solo tienes 30 millones de presupuesto, pero es que hay episodios de Supernatural o Fringe con mejores criaturas.
     
    Tan sólo hay un aspecto de la película que me causó verdadero terror: este despropósito es el único guión de su guionista, Jon Spaihts, aparte de el de la esperadísima Prometheus. A ver qué pasa ahora…

    Responde a este comentario
  6. dragón negro
    dragón negro 18 enero, 2012, 12:29

    Pues si, tienes razón, lo de los rusos siendo tan buenas personas clama al cielo, aparte de que todos en rusia hablan ingles perfectamente, jejeje. Y el tema de los aliens daba para mucho más que lo que nos cuentan y enseñan.

    Responde a este comentario
  7. dragón negro
    dragón negro 18 enero, 2012, 12:33

    Y por cierto, lo que pense al acabar de verla, con ese final tan abierto, es que bien podría haber sido el piloto de alguna serie tipo Falling Skies, más que una película de cine.

    Responde a este comentario
  8. Fede
    Fede 18 enero, 2012, 19:54

    Pues es verdad, como piloto para una serie sería la leche, ahora como película… Es lo mismo que esos perros enanos com pelo corto y patas finas, como perro es una mierda, pero como rata no le gana nadie!
     
    Saludos 😉

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com