Crítica: Kingsman: Servicio Secreto

Crítica: Kingsman: Servicio Secreto

Matthew Vaughn nos ofrece en Kingsman: Servicio Secreto un sentido homenaje al género de espías británico más clásico claramente con James Bond al frente, aunque tambien es comparable a Los Vengadores, no, los de Marvel no, los de la serie británica que tuvo su malograda adaptación al cine en 1998 con Uma Thurman, Ralph Fiennes y Sean Connery entre otros clásicos del género.

Vaughn moderniza el género sin perder de vista algunas de las premisas que lo han caracterizado durante décadas, unos espías llenos de gadgets y armas molonas, todos ellos muy chics con sus trajes y un villano que quiere dominar el mundo como manda la tradición con un plan macabro y ridículo pero que evidentemente funciona y resulta coherente cuando lo explican.

Pero aparte de emular este tipo de films, Kingsman no pierde la oportunidad de actualizar algunos aspectos, además de ofrecer una violencia rodada de manera moderna y original, con planos secuencias y primeros planos, moviendo la cámara de manera precisa pero sin marear, y lo hace además sin tapujos, de manera explicita, brutales algunas de las escenas que nos ofrece sobre todo la de la iglesia, para ver una y otra vez, ya tengo ganas de tener la película solo por esa escena.

Pero Vaughn no solo nos ofrece un gran y entretenido espectáculo, que además tiene un ritmo prácticamente sin tregua, sino que también tiene tiempo para hacer crítica social y mostrarnos como la gente con dinero y poderosa tiene siempre más números de salvarse que el resto de los mortales. Y es que en los tiempos que corren de agobio tecnológico, evidentemente el villano tenía que ser un magnate de internet con delirios de grandeza y de lo más peculiar.

Otro de lo grandes aciertos que logra Vaughn en Kingsman es un casting prácticamente perfecto, desde el casi desconocido Taron Egerton, que convence como macarrilla de buen corazón, hasta un contundente y sorprendente Colin Firth repartiendo estopa como un heroe de acción más. Todo pasando por un memorable y divertidísimo Samuel L. Jackson como villano y unos acertados secundarios como Mark Strong, Michael Caine o una acrobática Sofia Boutella.

A pesar de que al final pueda pecar un poco excesivo con alguna que otra broma pasada de rosca, la parodia sobre los ligues de los espías se le va un poco de las manos, estamos ya tan metidos dentro y tan animados que nos da igual y aplaudimos a lo que es y seguramente será uno de los mejores entretenimientos de acción del año.

kingsman poster 2

 

Puntuación
16.5out of 5

4.2

4.2 out of 5
No te arrepentirás

Etiquetas en este artículo:
No te arrepentirás

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com