Crítica: El Hombre de las Mil Caras

Crítica: El Hombre de las Mil Caras

Nueva película de Alberto Rodríguez y una nueva lección de cómo hacer buen cine en España, con un thriller basado en hechos reales que nos relata el complejo caso Roldan que salpicó la política española hace unos 20 años, que es tan solo la excusa para fabricar un film de claras reminiscencias al cine de espionaje con una impecable factura elegante y sofisticada que nos remite a por ejemplo la reciente El Topo por poner un ejemplo.

A través de la voz en off de Jesús Camoes, personaje ficticio interpretado por Jose Coronado que nos sirve como guía al espectador para conocer los entresijos del caso Roldan, se nos presenta el que es verdadero protagonista de la cinta, Francisco Paesa, un hombre instalado en la mentira compulsiva cuyo único interés consiste en el beneficio propio y que tras una serie de reveses con el gobierno como causante, verá una oportunidad de oro cuando Roldan se presente en su despacho para pedirle ayuda, así mata a dos pájaros de un tiro, por un lado volver a hacerse rico, y por otro lado devolvérsela al estado.

Empieza así una trama de ocultaciones y maquinaciones que todos los que podamos recordar de aquella época seguro nos suenan, con Roldan en paradero desconocido y con una cuenta con 1.500 millones de pesetas que deben ocultar. Es un juego en el que Paesa debe ganarse la confianza de Roldan y guiarle para que no sea detenido en donde el espectador asiste a una realidad que no se aleja demasiado de la actual, corrupción, sobres de dinero, políticos que solo buscan aumentar su poder y demás tejemanejes que no pueden evitar hacernos soltar una sonrisita cómplice de “Así funciona España”.

Se le puede achacar que en su segunda mitad el ritmo decae y que no deja de ser un más de lo mismo, pero revive gracias a un final lleno de giros y uno se queda con ganas de saber más sobre este peculiar personaje que es Francisco Paesa, el cual hasta recientemente ha concedido una entrevista con motivo del estreno del film, no deja pasar una.

No voy a decir nada que no se haya dicho ya sobre Eduard Fernández, que consigue hacer un Paesa imponente con su sola presencia, tranquilo y a la vez sabes que te la está jugando a casa paso que da. Carlos Santos tiene la difícil tarea de interpretar a Roldan, personaje que todos tenemos grabado en la retina, regordete, calvo y con barba, y hay que reconocerle que lo clava. El que quizás esté un poco más distendido es José Coronado, al cual le van más personajes más extremos en los que lucirse y que aquí hace una interpretación correcta de lo que se supone es la mano derecha y amigo intimo de Paesa.

Alex Catalán nos ofrece una maravillosa fotografía y también hay que volver a destacar una estupenda banda sonora de Julio de la Rosa, ya de paso a ver si vuelve a sacar disco dentro de poco, que se echa de menos.

El Hombre de las Mil Caras es sin duda uno de los platos fuertes del cine español de este año, pero lo mejor es que parece no ser el único, ya que dentro de poco tendremos Que Dios Nos Perdone, otro prometedor thriller y Tarde para la Ira, que tengo pendiente y que también ha estado gustando mucho. Así si, así si.

mil-caras

Puntuación
16.5out of 5

4.2

4.2 out of 5
No te arrepentirás

Etiquetas en este artículo:
No te arrepentirás

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com