Crítica: Growth

Growth empieza con un hombre perseguido y huyendo hacia el agua en una playa para acto seguido descomponerse por completo. Seguidamente nos encontramos con unos títulos de crédito bien construidos que a modo de documental nos muestran los experimentos genéticos llevados a cabo con seres humanos en el lugar y en el año 1985, y cuyo propósito era dar capacidades sobrehumanas a los sujetos de pruebas alterando su ADN a través de unos parásitos. Pero como tenía que ser, el experimento se les va de las manos y acaba en desastre.

De momento, la presentación del film presagia algo bueno, y seguimos con un grupo de jóvenes llegando al lugar que acompañan a la sobrina del doctor para hacerse cargo de la propiedad de este. La chica quiere venderla para sacarse una buena tajada, pero poco imaginará que las cosas se acabarán complicando de mala manera ya que los parásitos vuelven a campar a sus anchas por la isla.

Pero a partir de aquí la cosa se irá desmoronando poco a poco debido a la incapacidad de crear un guión con consistencia y coherencia que va solventando situaciones de manera bastante bochornosa, como la previsible escenita del bar, y no solo eso, sino que la capacidad de su director va perdiendo fuelle a medida que avanza el film, como si al final le hubieran entrado prisas por acabar de montar la película.

Growth comete el error de centrarse más en los problemas de los jóvenes y sus relaciones personales que en la plaga que se está desarrollando y que es lo que más nos interesa. En este aspecto le cuesta bastante arrancar, y cuando lo hace, no es capaz de desplegar todas sus posibilidades.

El film muestra su peor cara y va cayendo en calidad a medida que se acerca su final, es incomprensible como después de mostrarnos la escena de pelea en el bar que está bastante bien conseguida nos muestre otra pelea ya en el bosque tan mal rodada y de manera tan cutre, no le encuentro mucho sentido.

Los actores están a cada cual peor, no es que sea algo que me importe demasiado si el film tuviera el suficiente empuje para resultar distraído y la suficiente fuerza en lo que cuenta, pero es que parece que después de todo no se lo acaban de creer ni ellos, ni tienen ganas de acabar de ligarlo todo de manera mínimamente coherente.

Growth es un film que apunta maneras en sus primeros minutos pero que se va perdiendo interés a medida que avanzan los minutos y acaba convirtiéndose en un autentico suplicio viendo lo que podía haber sido y lo que finalmente es.

Enlaces relacionados: Trailer de Growth


Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com