Crítica: Grace

Después de varios intentos de quedarse embarazada y dos embarazos frustrados, Madeline por fin parece que esta vez va a conseguirlo. Pero un trágico accidente de coche le cuesta la vida a su marido y a su hijo a falta de 3 semanas del parto. Madeline, que no ha querido tener a su hijo en un hospital y ha optado por un método más natural, decide seguir adelante con el parto y expulsar el feto de forma natural cuando toque a pesar de saber que está muerto. La niña nace muerta, pero sorprendentemente vuelve a la vida. Su nombre es Grace, y no será precisamente una niña normal.

Así que poco a poco asistiremos a la relación insana entre madre e hija que irá in crescendo, a la vez que su suegra intentará hacer todo lo posible para arrebatarle a su nieto. La madre, claro esta, hará todo lo que esté en sus manos para proteger a su pequeña.

De entrada, Paul Solet se entretiene en incomodarnos durante todo el film a través del sexo, la comida y la televisión por cable, mientras va plantado las bases de la obsesión, tanto de la madre, como de la abuela por una hija que ambas desean tener. Madeline asumirá de manera natural los extraños gustos de su hija acabada de nacer, una aceptación de lo extraño que nos traslada de manera irremediable a los films de terror de Cronenberg, de los cuales es clara heredera.

El film va desarrollando la situación con calma, quizás demasiada ya que se puede llegar a tener la sensación de que se ha estirado mucho, y es que la premisa del film parte de un corto del mismo director que quizás no daba para tanto. Pero por otra parte me ha encantado la sutiliza que tiene el director de contarnos las cosas de manera indirecta, de cómo nos va soltado información con cuentagotas que nos descubre más cosas de los personajes y su relación entre ellos.

La actriz Jordan Ladd aguanta todo el peso del film de manera notable junto a su bebe que la irá desquiciando lentamente, a veces real y a veces de goma, es inevitable que se note a pesar de la buena labor de maquillaje.

Grace es sin duda una buena carta de presentación de Solet que sabe crear intensidad con tan solo el silencio y rodar con solvente elegancia hasta las escenas más sangrientas, y que además consigue hacer un final que te deja con una sonrisa en la boca.

Enlaces relacionados: Trailer de Grace


1 comentario

Deja un comentario
  1. MASP
    MASP 19 agosto, 2009, 21:11

    Pues mira, me toca verla este finde, que le tengo unas ganas locas a esta peli. Así que ya comentaré mis impresiones, pero creo que no va a defraudarme en absoluto. Saludos 😉

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com