Crítica: Godzilla

Crítica: Godzilla

Cuando se anunció una nueva película de Godzilla no eramos pocos los que nos quedamos sorprendidos por la noticia. El monstruo gigante asiático no es que en la actualidad sea algo muy de moda, y la anterior aventura de Roland Emmerich no es que invitara a una nueva revisión de la mítica criatura. No se muy bien si movidos por la desesperada búsqueda de blockbusters para los cuales igual no es que les sobren ideas, o bien si la influencia de Pacific Rim ha tenido algo que ver con esta nueva versión americana, pero lo que está claro es que este Godzilla le pasa la mano por la cara al de Emmerich y se acerca mucho a las versiones japonesas con un gran trabajo por parte de Gareth Edwards a la dirección.

Tras unos grandiosos títulos de crédito, habrá que verlos en casa con el dedo en el botón del pause para ir descubriendo todo lo que pone y que rápidamente tachan, el film empieza en 1999, casualidad que sea justo un año después de la versión de Emmerich. Nos lleva hasta Filipinas, donde un descubrimiento oculto en las entrañas de la Tierra es el detonante de un accidente nuclear en Japón. 15 años más tarde, el misterio sobre el accidente nuclear está a punto de salir a la luz, y tendrá consecuencia catastróficas. Seguimos la historia de Godzilla a través de personajes humanos, por un lado un científico interpretado por Ken Watanabe, que conoce la situación desde el primer momento en Filipinas, y un jefe de seguridad de la central nuclear en Japón que lleva todos estos años investigando lo que sucedió realmente aquel día, ya que sospecha que hay algo más detrás de todo. Su hijo, soldado y escéptico con su padre, será al final quien tome su relevo y al que seguiremos de cerca en su persecución del monstruo.

Cuando hablamos de una película de estas características está claro que a mi lo que me interesa, y su mayor reclamo, es el monstruo y las escenas de destrucción masiva, y luego ver como el ser humano se enfrenta a esta amenaza desproporcionada, como moviliza sus fuerzas y sus ejércitos. Pero ellos siempre se empeñan en los individualismos, en mostrarnos el drama personal de un protagonista que además da la casualidad de que siempre está casado y tiene algún que otro hijo, y que busca desesperadamente unirse con su familia. Es el arquetipo de héroe americano que resulta ya un poco cansino. Y eso que Godzilla empieza bien, centrándose en el personaje de Watanabe y en el de Bryan Cranston, pero al final acaba cediendo en lo mismo de siempre.

Igual es por que de entrada el film se plantea de manera distinta o porque la historia de fondo de los monstruos es realmente sorprendente y engancha, pero reconozco que esta vez el factor humano no me ha resultado tan molesto como en otras producciones similares. Con lo que le vamos a perdonar al personaje de Aaron Taylor-Johnson que sobreviva a todo lo inimaginable y que esté siempre en medio de la acción y que incluso sea el que salva el día, así como vamos también a pasar por alto que el ejercito siempre acaba por usar el armamento nuclear para cualquier cosa que se les escapa de las manos y que nunca hacen caso al científico de turno que les dice que no lo hagan.

Y es que el mayor acierto del Godzilla es sin duda el tono que le otorga Edwards a la película, de tomárselo todo tan en serio y de intentar en todo momento justificar y dar una explicación lógica y plausible de los monstruos y de su origen, por mucho que estemos viendo algo tan impensable como lo que muestra, la cosa es que te lo acabas tragando. Y no solo eso, sino que encima consigue pintar al monstruo como una fuerza de la naturaleza, como una manera que tiene esta de mantener el equilibrio en la Tierra, dando además un mensaje ecologista, y por otra parte mostrando una parte no tan conocida al gran público como la que mostraban algunas de las secuelas asiáticas.

También es un acierto como Edwards encara la acción, como mide los tiempos y muestra en todo momento lo justo y necesario, incluso muchas veces enseñando los monstruos en segundo plano o en monitores de televisión, lo que consigue impactar cuando lo muestra en todo su esplendor. Así consigue que la primera vez que vemos a Godzilla en un plano completo sea apabullante, y que la escena final de lucha sea una de las mejores secuencias de efectos especiales que yo recuerdo en un cine, mucho más impactante que films como Transformers, Pacific Rim o Man of Steel.

Godzilla no puede esquivar los típicos tics de estas grandes producciones, pero al menos suple sus carencias con grandes aciertos capaces de hacer olvidar, o al menos hacer más llevaderos, los tópicos. Godzilla es una impresionante película con una gran puesta en escena y unos efectos especiales capaces de mantenerte pegado a la butaca sin aliento durante las dos horas que dura.

no te arrepentirás

 

 

godzilla poster


Etiquetas en este artículo:
No te arrepentirás

9 comentarios

Deja un comentario
  1. QUMULEMOTIONPRODUCERS
    QUMULEMOTIONPRODUCERS 17 mayo, 2014, 20:24

    Monster me pareció interesante pero alargada como un chicle y con un ritmo un tanto lento espero que Gdzilla me deje la misma sensación que el planeta de los simios fresca dentro de lo conocido

    Responde a este comentario
  2. KARCHEDON
    KARCHEDON 19 mayo, 2014, 01:43

    Pues yo me esperaba que fuera un petardo. Habrá que verla.

    Responde a este comentario
  3. QUMULEMOTIONPRODUCERS
    QUMULEMOTIONPRODUCERS 19 mayo, 2014, 21:15

    La vi ayer y sin poder decir que me decepcionara si que me sorprendió sobretodo por la empatía que uno logra con Godzilla una ilusión casi infantil y ese sentimiento hizo que perdonara la poco y previsible historia del soldado.La historia de Cranston me pareció mucho mas emocionante pero entiendo que un prota de mediana edad no es lo aceptable para el estudio por mucho que ese hombre sea este pedazo de actor.Edwards tiene un brío genial para las escenas de acción tal vez y un sentido muy clásico de la banda sonora que aunque me despisto me convencia ahora a esperar su nuevo proyecto y que progrese adecuadamente jejeje!

    Responde a este comentario
  4. Drumbass
    Drumbass 21 mayo, 2014, 10:01

    Primero de todo felicitarte dragón negro por tu excelente web.Gracias
    Por otra parte la pelicula…pues…me esperaba algo mas. Empieza bien pero acaba como la mayoría con un heroe que salva al mundo aunque esta vez, y eso hay que reconocerlo, quizas el heroe sorprende y le da un giro a la historia de Godzilla.
    Saludos!

    Responde a este comentario
  5. sbrocos
    sbrocos 7 julio, 2014, 09:43

    Yo parto desde el punto de que es GODZILLA, y como tal se a que atenerme y cuál es el punto de partida. Y a excepción de algunas cosas que son más carencias y cosas de los americanos y su excesivo patriotismo en según que cosas… la pelí en si y partiendo del género que parte, me gustó y me pareció “deliciosa”. Pero es que se trata de lo que se trata de monstruos gigantes radioactivos que se dan de maporros mientras se cargan las ciudades que van pillando de por medio. No se le puede pedir que tenga un transfondo shakespiriano, porque no procede.

    Muy entretenida.

    Eso si…. como casi todos deciis lo mejor Cranston, con diferencia.

    Responde a este comentario
  6. dragón negro
    dragón negro Autor 7 julio, 2014, 20:00

    Hace poco salió Michael Bay creo diciendo que los críticos no entendian los blockbusters, y creo que en parte tiene razón, no voy a pedirle a según que cintas depende que cosas, si quiero un cine de emociones, de pensar, o más profundo, me voy a otra cosa, a estás películas si me entretienen, no me toman por tonto y tienen cierta consistencia ya me vale.

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com