Crítica: Expediente Warren: The Conjuring

Crítica: Expediente Warren: The Conjuring

El cine de terror se encuentra en vías de recuperar un antiguo prestigio que parecía había perdido en los últimos tiempos, y sin duda James Wan es uno de los nombres de la nueva ola del terror a tener en cuenta ya desde sus inicios con la saga Saw. En mayor o en menor medida, el director ha ido insistiendo dentro del género hasta dar con la fórmula ya explotada en Insidious y que repite de manera acertada en esta The Conjuring.

The Conjuring comparte con Insidious el punto de partida de casa encantada, pero su desarrollo es muy distinto a la anterior a pesar de que la base de sustos, espíritus y demás sigue siendo similar. Basándose en un hecho real, cosa que siempre le otorga a un film de terror un grado más de credibilidad, el film nos lleva hasta principios de los años 70 cuando una familia, matrimonio y cinco hijas, se mudan a una casa aislada en el campo en la que no tardan en suceder extraños sucesos. Por otro lado, tenemos a un matrimonio de investigadores de lo paranormal, presentados de manera genial en el prólogo, que acabarán ayudando a la familia a librarse de la maldición que pesa sobre su hogar.

De nuevo, tenemos una película de género que no inventa nada nuevo, a estas alturas ya sería pedir mucho, pero que está realizada con solvencia y eficacia, y como mucho le podemos achacar que tarda demasiado en arrancar, los primeros compases de la familia en la casa mientras van descubriendo que algo extraño pasa es sin duda la parte más floja del film, que por suerte, una vez entran en escena el grupo de investigadores se vuelve mucho más fluida e interesante.

Wan acierta en la ambientación del film, en no abusar demasiado del susto gratuito y en realizar un film de corte clásico sin tener que apoyarse demasiado en los efectos especiales digitales desmesurados, sino más bien en el maquillaje y en la composición de las escenas. Además demuestra confianza permitiéndose alguna que otra pirueta visual con la cámara en algunos planos secuencia muy logrados.

Dos parejas de actores son los protagonistas del film y hay que decir que ganan por goleada Patrick Wilson y Vera Farmiga, él como demonólogo experto y ella como médium. Wilson va camino de convertirse en el actor fetiche del director, recordemos que también es protagonista de Insidious y su secuela, y Vera Farmiga tiene una mirada capaz de decir mucho sin palabras. No estaría bien menospreciar el trabajo de Lili Taylor, una actriz que suele cumplir y que en el papel de madre sufridora está entregada y competente.

No creo que The Conjuring sea el grandioso film de terror que muchos nos quieren hacer creer, ni que sea lo mejor del año, a mí me sorprendió más el remake de Evil Dead que esta, pero está claro que con ganas y con cariño se pueden hacer films de género que lleven a la gente al cine, la sala a la que fue yo estaba llena y entre semana, y no solo eso, sino que sufran, salten de la butaca, estén nerviosos y en definitiva, que se disfrute de un buen film de género.

critica3

 

 

the conjuring poster


Etiquetas en este artículo:
Merece la pena

Sin comentarios

Deja un comentario
Sin comentarios aun Sé el primero en comentar este post

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com