Crítica: Dead Snow

Dead Snow se ha convertido en una de las películas más esperadas de la temporada para todos aquellos que nos mantenemos bien informados en este sub-mundillo del terror, el film noruego ha conseguido despertar la curiosidad de todos con una campaña publicitaria bien orquestada que nos ha dejado multitud de imágenes, trailers y posters, pero sobre todo por que nos proponía la historia de unos nazis zombis que iban a hacer de las suyas y prometía ser un film divertido de casquería y gore.

Pero esa buena idea y todas las promesas se van disipando a medida que avanza el film, y de ese terror irónico, fresco y desenfadado que se esperaba tan solo se apuntan pinceladas que no son suficientes para hacernos pensar que lo que estamos viendo sea algo digno de mención y de tanta expectativa. Uno no sabe si está frente a algo que se va a regodear en el terror más absurdo y gore como se esperaba, y es que por momentos, Dead Snow parece tomarse demasiado en serio a si misma e incluso resulta ser demasiado convencional como film de terror, y lo que es peor, llega a rozar el aburrimiento, con lo cual, la espera de algo que divierta se va tornando desesperación.

Menos mal que llegados a su tramo final el film despierta y nos condensa todo aquello que estábamos esperando ansiosos desde el principio y nos ofrece un autentico recital de gore y sangre con, ahora sí, una gran cantidad de todos esos zombis nazis desenfrenados y salvajes que esperábamos ver aparecer. Mucha mala baba y toques de humor absurdo, alguno realmente brillante, nos compensan después de tanto esperar que la acción empezará ya.

Dead Snow no era un film al que le pidiera una trama compleja y seria, más bien todo lo contrario, que fuera un vehículo para disfrutar de atrocidades y de una buena carnicería que aunque no tuviera mucho sentido, fuera realmente salvaje y graciosa. Y podríamos hablar de un gran film y de un autentico disfrute para los fans si no se hubieran limitado a concentrar todas sus virtudes en su tramo final, que aun y así compensa y acaba dejando un buen sabor de boca después de todo.

Yo recomendaría en este caso un poco de paciencia y sobretodo darle una oportunidad sabiendo de entrada que nos espera un explosivo final con todos esos litros de sangre escatimados en el resto del film y reservados para la gran escena final, una batalla en un campo nevado contra un ejército zombi que es un espectáculo.


5 comentarios

Deja un comentario
  1. Pliskeen
    Pliskeen 31 marzo, 2009, 11:55

    Pues lo que comentas, en la linea de Jack Brooks: Monster Slayer, que todo lo buena se deja para el final, mientras que el principio es algo insípido.

    Sabiendo eso, intentaré ir bien predispuesto a su visionado. No creo que tarde mucho en publicar la crítica.

    Saludos 😉

    Responde a este comentario
  2. Paco
    Paco 31 marzo, 2009, 13:18

    No sé si entiendo bien la crítica ¿es malo que una película de terror se tome en serio a sí misma? yo creo que, precisamente, el exceso de cachondeo y divertimento en el cine de terror es lo que lo ha frivolizado demasiado. Más aún en el cine de zombies, que parece que todas las películas de zombies tienen que ser un despiporre. 28 días después representa lo que deberían ser las películas de zombies. Comedia gore, pues sí, también me gusta, pero cuando es lo mayoritario en el género de terror, llega a cansar. De todas maneras, quizá te refieras a que Dead Snow pretende ser cachonda y se queda a medio gas. Bien hecho, en todo caso, reservar lo mejor para el final. Creo que en general en el cine, el final es lo que más debe cuidarse, peor sería que haya un comienzo potente y el resto del film carezca de interés.

    Responde a este comentario
  3. dragón negro
    dragón negro 31 marzo, 2009, 13:46

    Lo que quiero decir es que despues de ver los avances me esperaba un film de terror más pasado de vueltas, como lo es en su recta final, al igual que por ejemplo la otra gran esperada del año es Lesbian Vampire Killers y uno no espera un film serio aquí tampoco, sino algo más cachondo. No es que se quede a medio gas tampoco, pero si que durante unos 3 cuartos de hora bien buenos no pasa apenas nada reseñable, luego ya poco a poco se va animando.

    Pliskeen, espero tu crítica.

    Responde a este comentario
  4. Almas Oscuras
    Almas Oscuras 31 marzo, 2009, 15:29

    Es cierto que los primeros 40 minutos (más o menos) desconciertan y uno empieza a pensar que Dead Snow no es la película que esperaba. Pero como muy bien dices, cuando la cosa se anima, acabamos obteniendo nuestra recompensa y disfrutamos de un film divertido y entretenido como pocos en los últimos años.

    Saludos

    Responde a este comentario
  5. Paco
    Paco 31 marzo, 2009, 22:55

    Pero es que entonces puede ser culpa de la publicidad que le hayan querido dar la productora y la distribuidora. Como pasa con las películas de Shyamalan, que te las venden de una manera y luego son de otra. Si Lesbian Vampire Killers luego es una película más seria de lo que la han vendido, esto no sería en sí culpa de la película.

    Responde a este comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos obligatorios marcados*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com